Los médicos jubilados muy críticos con la atención sanitaria que reciben

Un tercio de los médicos jubilados no está contento con la atención sanitaria que recibe, entre otros motivos, por el trato "poco fraternal" por parte de los profesionales en activo.

Así se desprende de una encuesta realizada por las vocalías de Médicos Jubilados de los Colegios de Médicos de Alicante, Valencia y Castellón para conocer el grado de satisfacción con la asistencia. En total, se enviaron 2.600 cuestionarios y se obtuvieron 1.158 respuestas válidas.

El estudio tiene como objetivo conocer si los profesionales jubilados están contentos con la asistencia sanitaria cuando como pacientes precisan de una atención que con anterioridad prestaron ellos mismos.

El 28,47% de los médicos jubilados encuestados considera que el grado de satisfacción global por la atención recibida ha sido "mala" o "muy mala". Más de un tercio de los participantes en el estudio no se identifica como médico jubilado cuando acude al hospital o centro de salud.

El 45,6% de quienes han precisado asistencia señala como una de las causas de esa insatisfacción el trato poco deferente y fraternal, que, según los resultados obtenidos, puede mejorarse ya que "no precisa de cambios estructurales y sí de concienciación y de actitud personal".

Los mayores porcentajes de insatisfacción están provocados por causas inherentes al modelo sanitario como son los tiempos de espera para recibir atención primaria y especializada, para realizarse pruebas diagnósticas, iniciar ciertos tratamientos y las demoras para someterse a una intervención quirúrgica.

El 44,11% de los participantes puntúa con "muy mala" o "mala" las demoras que se registran en las pruebas diagnósticas, y otro 13,49% con un "regular" frente al 42% que dice que fue "buena" o "muy buena". En el caso de las intervenciones quirúrgicas, el grado de satisfacción por el tiempo de espera fue para un 48% "buena" o "muy buena".

Por contra, un 46% la calificó de "mala" o "muy mala" y un 6%, "regular". Un 48,82% de los encuestados respondió que la iniciación de los tratamientos fue "mal" o "muy mal"; un 10% "regular" y el 51,12% la calificó de "buena" o "muy buena".

En el estudio también se planteó a los médicos jubilados que aportasen propuestas de cambios. En general, los encuestados demandan mejoras en el sistema sanitario que redunden en toda la población como la libre elección de facultativo y centro lo que, además, facilitaría poder ser atendidos donde han ejercido toda su vida profesional.

Entre otras sugerencias, los encuestados reivindican la necesidad de un reconocimiento a la figura del médico jubilado como "alguien que ha formado parte del sistema, que ha tenido un papel activo en la mejora del mismo, que es un antiguo compañero y que merece respeto y consideración por parte de quienes desempeñan esas mismas responsabilidades en la actualidad".

También redundaría en una agilización del sistema que el médico jubilado dispusiese de una mayor autonomía para el autocontrol de sus procesos crónicos.

Comenta esta noticia