01 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Montero hace cuentas aterrada: sus "pretorianos" más valiosos pueden ir al paro

Errejón en una airada discusión con Gloria Elizo con Montero de testigo.

Errejón en una airada discusión con Gloria Elizo con Montero de testigo.

En el chalet de Galapagar, la verdadera sede de las decisiones en Podemos, se ha puesto en marcha la calculadora. La irrupción del errejonismo puede causar un tsunami el 10-N.

Alerta roja en el chalet de Pablo Iglesias e Irene Montero, convertido estos días en la sede central de facto de Podemos. Y la calculadora y el mapa de España sobre la mesa, para medir el impacto de la irrupción de Íñigo Errejón en las elecciones del 10-N.

La cúpula de los morados hace cuentas, mira las primeras encuestas y calcula los efectos del fuego amigo del examigo de Iglesias. Pero es Irene Montero la que ha entrado en pánico, como jefa del Grupo Parlamentario en el Congreso. Errejón amenaza seriamente con dejar a dos de sus pretorianos, dos de los dirigentes más influyentes, en el paro.

Y es que Montero tiene un grave problema en la lista electoral clave para su futuro. La plancha de Madrid, donde estaban acomodados Gloria Elizo y Rafa Mayoral. Dos de los pocos pata negra que han sobrevivido a purgas internas y debacles electorales.

Prueba de que Elizo y Mayoral son de los menos de diez diputados con línea directa con Iglesias y Montero es que la primera es la vicepresidenta cuarta del Congreso y la podemita con el mayor cargo institucional.

Mayoral, por su parte, es el enviado especial de Iglesias a los asuntos sensibles, interlocutor con el Ministerio del Interior, ministrable para la cartera, representante de Podemos en el Pacto Antiyihadista y hombre fuerte en la Ejecutiva.

 

Rafael Mayoral, el confidente de Iglesias y Montero al que Errejón puede dejar en la cuerda floja.

 

El problema para Irene Montero es que las primeras encuestas y las proyecciones de voto internas dejan a esta hora a Elizo y Mayoral sin ninguna seguridad de revalidar su escaño. En el paro, literalmente. Y en mínimos quedaría el poker de diputados que rodea a Montero: Ione Belarra, Noelia Vera, Pablo Echenique y, Elizo y Mayoral.

El resto en el top, son aliados externos, como Yolanda Díaz (En Marea), Enrique Santiago (IU), Juan López de Uralde (Equo) y Jaume Asens (Comunes).

Cabe recordar que en los comicicios del 28-A, Podemos obtuvo seis escaños por Madrid, los de Iglesias y Montero, y los de Enrique Santiago -la cuota de IU-, Elizo, Mayoral y María Mercedes Pérez.

El problema radica en que las tres primeras encuestas públicadas otorgan a la lista de Errejón entre 4 y 6 escaños, votos que a priori el exnúmero dos se llevaría del caladero de Podemos. La última publicada este mismo lunes por El Español da a Errejón 3 escaños por Madrid. Es decir, jaque mate para Elizo y Mayoral si van en los mismos puestos que el 28-A.

El único precedente es demoledor para Iglesias y Montero. Sin apenas tiempo para lanzar su candidatura, en las autonómicas del 26-M Errejón trituró a Iglesias en la circunscripción electoral de Madrid.  Obtuvo el 14,6% de los votos frente al 5% de Podemos. 20 escaños contra 7.

Si algo han comprobado en esta legislatura exprés los diputados de Unidas Podemos es que apenas una decena de ellos pertenece al círculo de Irene Montero. Y hay quien se malicia que Errejón puede invitar a su lista a algunos viejos conocidos de Podemos purgados por Iglesias: Carolina Bescansa, Pablo Bustunduy, Luis Alegre, Sergio Pascual, Eduardo Rubiño...

Todo un arsenal que puede dejar a los nuevos pretorianos de Iglesias y Montero en la cola del INEM.

 

 

 

mamma

Comenta esta noticia