16 de noviembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La bronca de Ibarra al PSOE por insultar a los suyos termina salpicando a Vox

El histórico dirigente no se explica lo que está pasando dentro de su partido y ha estallado en un demoledor artículo en el que pone la cara roja a más de uno para regocijo de Abascal.

Ha generado un importante terremoto interno y el último en sumarse a las críticas ha sido el expresidente socialista extremeño Juan Carlos Ibarra desde una tribuna en El País en la que recuerda que "el hijo de Fernando Múgica, asesinado por ETA, ha pedido la baja en el PSOE a raíz de la cena que compartieron Idoia Mendia y Arnaldo Otegi" en un polémico reportaje para Diario Vasco.

Ibarra se pregunta en voz alta "quién no haría lo mismo si viera a la secretaria general de su partido brindando con un ex integrante de la banda terrorista que asesinó a su padre", "quién no sentiría un profundo dolor al contemplar esa fotografía en la que se ve una pareja formada por una representante de un viejo partido democrático y al representante de otro partido refundado sobre las cenizas de los casi mil asesinados por la banda terrorista ETA".

A su juicio, "son perfectamente adivinables los pensamientos que habrán invadido la cabeza de la familia de ese dirigente socialista que ya no está entre nosotros porque en 1996 la banda a la que pertenecía Otegi se encargó de acribillarlo cobardemente en una calle de San Sebastián".

Le cuesta más imaginar, eso sí, "lo que le pasaba por la cabeza a la secretaria general de los socialistas vascos, Idoia Mendia, cuando levantó su copa de cava o de txakolí para brindar con el ex etarra".

Si hubiera pensado en los socialistas asesinados por ETA, cavila, habría recordado "que fueron asesinados por los compañeros de Otegi" "por defender las ideas que han hecho posible que el partido socialista siga vivo en el País Vasco y que ella sea la secretaria general del PSE-PSOE".

El expresidente extremeño se pregunta una y otra vez "¿qué pensó Mendia?" porque tiene "la necesidad de saber qué demonios hacía en esa cena una dirigente de un partido al que pertenezco y del que hasta ahora no había sentido pensamiento negativo".

Recuerda Ibarra que José María Múgica ya ha explicado las razones que le han llevado a abandonar la militancia en el partido: "Ahora falta que Idoia Mendia ofrezca las suyas para saber si era José María Múgica quien tenía que abandonar el PSOE o, por el contrario, debe ser la secretaria general de los socialistas vascos la que tenga que tomar ese camino". 

Por su parte, él no encuentra "ni una sola justificación ante la actitud de Mendia. Nada hay en mi cabeza que me lleve a pensar que exista una sola razón que justifique semejante falta de ética y de estética. Ni tampoco encuentro un motivo alguno que anime a los dirigentes del PSOE, tanto a nivel federal como a nivel territorial, a mantener el silencio atronador ante semejante ofensa".

El problema, concluye, es la doble vara de medir: "Cuando desde el PSOE y desde otras formaciones políticas constitucionalistas se defiende la idea -que comparto y apoyo- de hacer una cordón sanitario a Vox para aislar a esa fuerza ultraderechista, no tiene sentido que desde las filas socialistas alguien brinde con cava con un terrorista confeso. Que haya trascendido, Vox no ha matado a ningún ciudadano para imponer su ideología".

Por eso, sentencia, "si se quiere aislar a Vox, ¿qué hacía Idoia Mendia con un representante de la banda que asesinó a casi mil compatriotas nuestros?".

Comenta esta noticia
Update CMP