23 de septiembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Moragas deja La Moncloa desencantado con el núcleo duro de Rajoy

Jorge Moragas, en una reunión en Moncloa junto a Rajoy

Jorge Moragas, en una reunión en Moncloa junto a Rajoy

El jefe de gabinete del presidente inicia una nueva etapa y será embajador ante ONU en Nueva York, tras años de ser el artífice de las relaciones internacionales del líder del PP.

A la sacudida política que retumba en el Palacio de La Moncloa tras la resaca de las elecciones en Cataluña, con la debacle del PP y la nueva mayoría independentista, se suma este viernes una sorpresa colateral: la salida de un de los más próximos colaboradores de Mariano Rajoy, su jefe de gabinete, Jorge Moradas.

Moragas, a la sombra del presidente antes y después de su llegada al Gobierno, lo deja. Lo hace para ocupar el puesto de embajador de España en la sede  de Naciones Unidas en Nueva York. Según ha explicado el mismo, tomó esta decisión hace un año tras la formación del segundo gobierno de Rajoy con la intención de dar "un cambio profesional importante" y "dejar la primera línea de la política".

Moragas ha admitido que también pesa en su decisión "razones personales y familiares" y que ha meditado este paso junto al jefe del Ejecutivo, con el que acordó llevarlo a cabo después de las elecciones autonómicas en Cataluña.

"Para mí ha sido un honor y una experiencia formidable e irrepetible trabajar junto a Mariano Rajoy en unos años apasionantes y determinantes para la historia de nuestro país", ha afirmado Moragas, que ha señalado que esta etapa le dejan "un bagaje político, profesional y humano inolvidable".

Según fuentes gubernamentales, el nombramiento estaba decidido desde el pasado verano y se adoptará previsiblemente en el Consejo de Ministros de este viernes. Moragas sustituirá en el puesto al diplomático Román Oyarzun.

Según fuentes consultadas por ESdiario, el hasta ahora jefe de gabinete del presidente y diputado por Barcelona, llevaba meses meditando la decisión con una creciente sensación de desánimo y cierta decepción al comprobar que el círculo de confianza de Rajoy se hacía cada vez más restringido.

Restringido alrededor de la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, y de su secretaria de Estado de Comunicación, Carmen Martínez Castro. El sociólogo de cabecera del PP, Pedro Arriola, completa el entorno más cercano al jefe del Ejecutivo.

Moragas ha sido el hombre clave para facilitar los contactos internacionales del presidente. Y también, uno de los artífices de sus buenas relaciones con la canciller alemana, Angela Merkel, con los últimos presidentes de Francia, Francois Holland y Enmanuel Macrón, así como de los fluidos contactos con la Casa Blanca.

Su agenda internacional es privilegiada. De hecho, en todas las ocasiones su nombre figuró en las quinielas como posible ministro de Asuntos Exteriores, aunque Rajoy siempre prefirió tenerle en un despacho cercano en el Palacio de La Moncloa.

Ahora Moragas vuelve a una de sus pasiones confesadas en numerosas ocasiones: la política internacional. Vivirá en Nueva York y trabajará en la ONU.

Un puesto a su medida -por su preparación, su agenda y su conocimiento de idiomas-al que llega, no obstante, con la decepción de no haber podido acceder del todo al exclusivo grupo que ahora blinda a Rajoy.

Comenta esta noticia
Update CMP