21 de julio de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Mazda MX-5 2019, un 15% más de diversión

La cuarta generación del descapotable nipón recibe actualizaciones mecánicas, tecnológicas y de confort para seguir siendo uno de los modelos más deseados y racionales del mercado.

Han pasado ya 3 años desde que se lanzó la actual generación de uno de los descapotables más auténticos de todos los que el dinero puede comprar. No estaba nada desactualizado en cuanto diseño, así que el ojo profano no distinguirá los cambios, pero internamente se actualiza de manera importante para seguir siendo una compra perfecta. Garantiza diversión al volante por un coste al alcance de muchos bolsillos, y ahora la versión más potente sube ni más ni menos que un 15% su potencia. Y por tanto su diversión.

El motor de gasolina 2.0 Skyactiv-G del MX-5 gana nada menos que 24CV para situar la cota de potencia total en los 184 caballos. Estos se consiguen además con un régimen de giro máximo superior que se va hasta las 7.500 rpm y un par motor más elevado, así que la conducción es más placentera en toda circunstancia. Para comprobarlo la prensa especializada se trasladó hasta una de las carreteras más reviradas y bellas del mundo, la Transfagarasan rumana, un espectáculo para los sentidos a lomos del descapotable de Mazda.

 

El motor más pequeño, el 1.5 Skyactiv-G de 132CV, también entrega más par, mejora su refinamiento y logra unos consumos inferiores y unas cotas de emisiones más contenidas. Ambas mecánicas cumplen con el nuevo procedimiento de homologación WLTP y la normativa de emisiones Euro 6d-Temp. Las mecánicas renovadas llegan a las dos carrocerías del MX-5, la de techo de lona de toda la vida y la preciosa RF con techo rígido, que con su atractiva silueta se está llevando ya el 65% de las ventas de este mito de las cuatro ruedas.

En lo que el ojo ve a primera vista llegan nuevos colores para las llantas y la capota, que se puede pedir en marrón para la edición especial Soft Top Nappa Edition. En el interior el volante por fin puede regularse en profundidad y llega la conectividad con los smartphones por medio de Apple CarPlay y Android Auto. Los modelos de capota blanda reciben, además, mejoras en el aislamiento térmico y acústico junto a la pantalla interior de mayor tamaño de la que ya disponía el Mazda MX-5 RF.

 

El paquete de seguridad i-Activsense de ayudas a la conducción también llega al pequeño Mazdita, que tendrá así asistencia a la frenada en ciudad, tanto delantero como trasero, con detección de vehículos, peatones y obstáculos; detector de fatiga del conductor, cámara de visión trasera y sistema de reconocimiento de señales. Todo ello parte de unos fantásticos 21.730 euros gracias a las campañas y los descuentos de la marca. Sin duda alguna una compra inteligente y pasional a la vez.

Comenta esta noticia
Update CMP