07 de julio de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Podemos fracasará en el control total de RTVE si los ciudadanos se mueven

El asalto a RTVE de Podemos puede terminar de la manera más inesperada: la ley que regula cómo y quién dirigirá el poderoso ente público encierra un secreto para desgracia de Iglesias.

Podemos ha puesto como condición sine qua non  para mantener su apoyo a Pedro Sánchez el control de RTVE. Sabido es, y se concretó en la presencia de hasta cinco de los diez consejeros de la casa, todos provisionales, con los colores morados por bandera. Pero una vez vencido el decreto-ley que ha facilitado el asalto, con la votación frustrada en el Parlamento por la ausencia de varios diputados, esto puede cambiar. Y de la forma más insospechada.

El concurso público para renovar el Consejo de Administración de RTVE a través de concurso público arrancará formalmente el miércoles 18 de julio, lo que supone que los aspirantes deberán presentarse antes del próximo 28 de julio y que para entonces los grupos parlamentarios ya tendrán que haber elegido al comité de expertos que seleccionará a los candidatos para su posterior votación por el Congreso y el Senado.

 

Curiosamente, para ser aspirante no se exigen condiciones demasiado especiales, lo que en la teoría abre el abanico a miles de candidatos. Pero en la práctica, serán los partidos, y sus intereses, los que tengan la última palabra, de modo que la vitola de apertura y pluralismo del concurso no es para tanto.

Las bases del concurso público, aprobadas por las Mesas de Congreso y Senado, ha sido publicado en el Boletín Oficial de las Cortes Generales (BOCG) precisando que la convocatoria oficial de este proceso se pondrá en marcha en un plazo de cinco días naturales, a contar desde el día siguiente a su publicación.

Tres condiciones de lo más sencillas

Así, a partir del miércoles 18 y hasta el viernes 27 de julio, incluido, los que quieran formar parte del Consejo de RTVE deberán presentar sus solicitudes en cualquiera de las dos Cámaras. A los aspirantes solo se les exigen tres requisitos de lo más asequibles y universales, en principio: ser mayor de edad y nacionalidad española o la de un Estado de la UE; estar en posesión de un título de educación superior; y no estar incurso en causa de incompatibilidad, reuniendo los requisitos de honorabilidad previstos en la Ley reguladora del alto cargo de la Administración.

 

Este proceso correrá en paralelo a la elección del Comité de Expertos, el órgano encargado de evaluar en primera instancia a estos aspirantes a consejeros y seleccionar a los candidatos que se someterán a votación en el Congreso y en el Senado. La elección de este comité fue el principal foco de fricción entre los grupos parlamentarios, hasta que el Gobierno zanjó el debate fijando una composición en el decreto ley que el Congreso convalidó hace una semana.

17 expertos nombrados por los partidos

Finalmente, por un lado cada uno de los ocho grupos presentes en la Comisión Mixta (Congreso-Senado) de Control Parlamentario de RTVE -PP, PSOE, Unidos Podemos, Ciudadanos, ERC, PNV, Nacionalista del Senado (PDeCAT y CC) y Mixto- propondrá un experto.

Y adicionalmente, cada diputado o senador de esta comisión mixta -son 39- podrá proponer la designación de otro miembro del comité, siempre que obtenga, al menos, el aval de otros cuatro miembros, lo que supone, según indicaron a Europa Press, un mínimo de cuatro expertos promovidos por parlamentarios del PP, dos del PSOE, uno de Unidos Podemos y dos más por acuerdo. En total, entre 15 y 17 expertos (estos nueve más los ocho de cada grupo).

Los grupos parlamentarios deben elegir en diez días a los 17 expertos que se encargarán de preseleccionar a los futuros consejeros

La Comisión Mixta de RTVE dispone también de diez días naturales desde la convocatoria del concurso para aprobar la composición definitiva del Comité de Expertos, o sea que debe estar listo antes del 28 de julio.

Diez días más para la lista de candidatos

No es el único 'trabajo' que tiene la Comisión Mixta, ya que en el plazo de diez días naturales a contar desde la recepción de las solicitudes de aspirantes, tendrán que comprobar el cumplimiento de los requisitos previstos por la convocatoria y publicará la relación de admitidos y excluidos.

Tanto el plazo para elegir a los expertos, como el necesario para elaborar la lista de aspirantes a consejeros podrán sufrir una ampliación para la subsanación de los defectos en que los solicitantes hubieran incurrido y que hayan motivado su exclusión.

No será hasta después de la publicación de la lista definitiva de aspirantes, previsiblemente ya en agosto, cuando el Comité de Expertos tenga que empezar su labor de preselección. Para ello tendrá también diez días naturales, en los que deberá valorar a los candidatos por sus mérito.

En concreto, se tendrá en cuenta la formación superior en el ámbito de la Comunicación, el ejercicio profesional del periodismo, la experiencia profesional en RTVE u otros medios de comunicación, el desarrollo de funciones de administración, la alta dirección, control o asesoramiento en entidades del sector, el proyecto de gestión presentado y otros méritos relevantes de carácter profesional, docente o de investigación.

 

 

Con estos datos, los expertos deberán elaborar un informe de evaluación que se trasladará a la Comisión Consultiva de Nombramientos, tanto del Congreso como del Senado. Además, el documento, deberá ser publicado en el Boletín de las Cortes Generales y en las páginas web de ambas Cámaras.

La mitad se irá a los tres años

Una vez emitido el informe, los candidatos seleccionados pasarán a comparecer ante la Comisión Consultiva de Nombramientos y, finalmente, se elegirán en el Pleno del Congreso (seis consejeros) y del Senado (cuatro consejeros), que deberán contar con el apoyo de dos tercios de la Cámara en primera vuelta. De no alcanzarse esta mayoría, se celebraría una segunda votación en la que valdría la mayoría absoluta (176 diputados), siempre que el candidato haya recabado el aval de cuatro grupos parlamentarios.

 

El reglamento apunta a que el presidente se escogerá en el Pleno del Congreso, por el mismo sistema de doble vuelta, entre los diez consejeros ya nombrados por las Cámaras.

La elección de este nuevo Consejo de Administración supone, además, la destitución de la cúpula transitoria que se está votando estos días en el Congreso. La directiva nombrada por concurso público, tendrá un mandato de seis años, pero en este primer mandato la mitad cesará a los tres años. En la primera sesión del nuevo Consejo se determinará por sorteo qué consejeros cesarán transcurrido este periodo.

Comenta esta noticia