09 de abril de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Alemania entierra el 'No es No'

Merkel y Schulz, en una imagen que simboliza su probable acuerdo

Merkel y Schulz, en una imagen que simboliza su probable acuerdo

La tercera Gran Coalición germana en el siglo XXI está al llegar: el 'Pedro Sánchez' alemán impulsa lo contrario que su homólogo español y rompe un tabú que aquí pesa entre el PP y el PSOE.

Alemania tendrá a finales de marzo, muy probablemente, el tercer Gobierno de coalición entre su PP y su PSOE  desde que comenzara el siglo:  la CDU de Merkel se aliará con el SPD de Schulz para reeditar una fórmula que ya ha regido los designios de la locomotora europea en el cuatrienio 2005-2009 y en la última legislatura, entre 2013 y 2017.

Mientras en España se llegaron a repetir Elecciones Generales por la negativa de Pedro Sánchez a abstenerse siquiera, en Bonn se celebran los preámbulos de un acuerdo que sellará la canciller en ejercicio y el dirigente socialdemócrata más emblemático de la corriente ideológica determinante en Europa desde el fin de la Segunda Guerra Mundial. ¿Cuáles son las claves de este acuerdo y cuáles las diferencias con España?

 

¿Quién estuvo más tiempo sin Gobierno?

 

En pleno desafío secesionista y con la crisis económica golpeando, España tuvo que celebrar Elecciones Generales dos veces en el mismo año, en la primavera y el invierno de 2016, por el bloqueo institucional de Pedro Sánchez, empeñado en gobernar pese a haber logrado el peor resultado histórico del PSOE. En Alemania, los cuatro meses de parón desde sus comicios ya se percibían como un problema mayúsculo que obligaba a todos a negociar.

 

¿Gobernarán izquierda y derecha en Alemania?

 

Sí, es lo más probable. Los delegados del SPD han aprobado el inicio de negociaciones con la CDU para alcanzar ese acuerdo de Gobierno. En España nunca se aspiró a tanto: el PP se conformaba con que el PSOE se abstuviera en la investidura de Rajoy, que sí estaba dispuesto a una coalición formal con los socialistas, defendida por Felipe González incluso, pero rechazada frontalmente por el ahora secretario general.

 

 

¿Se quema Schulz con este acuerdo?

 

El 'Pedro Sánchez' alemán ha defendido ante sus bases el acuerdo con Merkel: no le gusta la CDU, pero es consciente de que peor aún era repetir elecciones o sumergir a Alemania en la inestabilidad. Si Sánchez quería convocar a sus militantes  para obtener el plácet a su célebre 'No es no' y, de hecho, ganó las Primarias con esa bandera; Schulz ha hecho lo contrario: le pidió a sus cuadros que respaldará la 'Gran Coalición' de nuevo y dimitirá de la presidencia de su partido si los afiliados no aprueban,  llegado el momento, el acuerdo con Merkel.

 

¿No tenía más opciones Alemania?

 

Sí las tenía: un pacto con liberales y Verdes le hubiera dado a Merkel el Gobierno, aunque con menos estabilidad que la coalición con Schulz. En España no las hubo ni tras las Generales de junio ni después de las de diciembre de 2016: además de un acuerdo entre PP y Ciudadanos, era imprescindible una abstención del PSOE para evitar la repetición de Elecciones por tercera vez en pocos meses. Y sólo llegó con la dimisión de Sánchez, primera medida de su estrategia para recuperar el control del PSOE en unas Primarias que le ganó a Susana Díaz apelando, precisamente, al 'No es no'.

 

¿Qué piensa Macron de todo esto?

 

El líder reformista francés es uno de los partidarios más claros de ese acuerdo entre la derecha y la izquierda alemanas que, en España, es tabú. El presidente galo apuesta por una agenda de cambios profundos en Europa que, sin una Alemania estable, es simplemente imposible. Correrá el champán en los Campos Elíseos, pues, por ese pacto en Bonn.

 

Comenta esta noticia
Update CMP