15 de octubre de 2019 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Las pesquisas de la muerte de Mario Biondo vuelven a arrojar datos inquietantes

Raquel Sánchez Silva.

Raquel Sánchez Silva.

Estos nuevos datos supondrán un nuevo quebradero de cabeza para su viuda, Raquel Sánchez Silva, puesto que todos los caminos apuntan de nuevo a la presentadora y a su entorno más cercano.

Seis años después, la muerte del cámara Mario Biondo sigue siendo noticia. La familia del italiano sigue defendiendo la teoría de que su hijo fue asesinado, algo que la justicia española rechazó al considerar la muerte del marido de Raquel Sánchez Silva como un "fatal accidente". 

Tras el hallazgo del cuerpo sin vida de Mario, mucho se ha hablado de las circunstancias que rodean a esta muerte. Mientras en nuestro país el caso se archivó, en Italia se ha abierto y cerrado varias veces la investigación. El último paso que ha dado la Fiscalía de Palermo es el que descubre este jueves el periodista Andrés Guerra en La Vanguardia. 

Según el citado medio, 996 gigas fueron borrados del ordenador de mesa del cámara después de su muerte. Una situación que llevó a preguntarse a la justicia italiana sobre el contenido de estos gigas borrados, pues la que guardó los enseres personales de su marido durante los primeros meses fue su viuda. Aún así, Raquel Sánchez Silva ya explicó que se metió en el ordenador de su pareja para borrar fotos personales. 

Pero a este borrado masivo de información se suma un dato muy importante revelado por los peritos informáticos de la Procura de Palermo. En este se señala que hubo dos accesos remotos al ordenador de Biondo después de su muerte, uno se realizó desde una empresa en la que trabaja el primo de Raquel, y el otro desde un domicilio en Plasencia, ciudad natal de la presentadora de Maestros de la costura de La Uno de TVE.

Estos nuevos datos supondrán un nuevo quebradero de cabeza para Sánchez Silva pues desde 2012 ha intentado cerrar este doloroso capítulo, sin suerte.

Comenta esta noticia
Update CMP