08 de abril de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Brutal ajuste de cuentas en el PSOE en las páginas de un diario andaluz

Zapatero, junto a Corbacho, en su etapa al frente del Gobierno.

Zapatero, junto a Corbacho, en su etapa al frente del Gobierno.

El diputado Andrés Torres Mora, uno de los más estrechos colaboradores de Zapatero, fulmina sin piedad a sus excompañeros Ernest Maragall y Celestino Corbacho por traicionar las siglas.

La situación en Cataluña está sirviendo también para aflorar la profunda división interna en el seno del PSOE. Y una guerra larvada entre un sector de los socialistas españoles y su partido hermano, el PSC. Una nueva muestra de los ajustes de cuentas que la debacle electoral de los de Miquel Iceta el 21-D la ha recogido este domigo el Diario Sur de Málaga, uno de los referentes del periodismo andaluz.

El promotor del citado ajuste de cuentas es el diputado José Andres Torres Mora, uno de los más próximos colaboradores del expresidente José Luis Rodríguez Zapatero. Y los destinatarios de este monumental zasca, Ernest Maragall y Celestino Corbacho.

El primero puso voz esta pasada semana a su transfugismo hacia el independentismo -milita ahora en Esquerra-; y el segundo, simple y llanamente, entregó su carnet del PSC enfrentado con Iceta.

"Viendo esta semana los comportamientos de dos veteranos y destacados exdirigentes del socialismo catalán -comienza Torres Mora- no he conseguido reprimir el deseo de decir algo al respecto".

Maragall, el pasado miércoles, en su insólita y criticada diatriba contra España.

 

"Ambos políticos, con opiniones muy divergentes sobre la cuestión catalana, han abandonado las filas socialistas. Uno, hace ya varios años, hacia el secesionismo, el otro, recientemente, hacia algún lugar en el que lo valoren como cree que no es valorado en el seno del partido que tan alto lo elevó", recuerda, en una velada referencia a los rumores de su fichaje por Ciudadanos.

Y ya el diputado malagueño se lanza directo a la yugular de Maragall, que el pasado miércoles acusó a España de "humillar" a Cataluña. Y después, a la de Corbacho.

"Uno se pregunta si en las actuaciones pasadas de estos ex dirigentes socialistas no estaban ya, emboscados, los principios y los valores que inspiran sus comportamientos actuales, en los que resulta imposible reconocerse como socialista", señala Torres Mora.

"También cabe preguntarse, de paso, si el prestigio del uno no fue siempre el de una nobleza lunar, puro reflejo de la de su abuelo, y si la estatura política del otro no incluía los pedestales institucionales en los que el partido lo situó", remacha sobre el exministro de Trabajo de Zapatero.

Comenta esta noticia
Update CMP