18 de noviembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El PP se revuelve furioso contra Garrido y difunde el documento que peor le deja

Garrido y Aguado este miércoles.

Garrido y Aguado este miércoles.

Nadie lo esperaba, nadie se lo olió, nadie le creyó capaz de algo así. Hasta que este miércoles consumó una traición que llevaba tiempo mascullando y se fue a Cs. Ésta es la intrahistoria.

No ha habido nocturnidad pero sí, según el PP, alevosía. La sorpresiva marcha de Ángel Garrido a Ciudadanos a cuatro días de las elecciones generales ha caído como una auténtica bomba entre sus hasta ahora compañeros de partido. 

Nadie lo esperaba, nadie se lo olió, nadie le creyó capaz de algo así. Hasta que este miércoles por la mañana el expresidente de la Comunidad de Madrid y candidato del PP a las elecciones europeas -era el cuarto de la lista- compareció junto a Ignacio Aguado para anunciar su fichaje por Cs y clavar una daga en el corazón del PP. Será el número 13 en la lista a la Comunidad.

Los populares hablan abiertamente de "traición". Están furiosos. El secretario general, Teodoro García Egea, señaló en Al Rojo Vivo que durante toda la mañana había intentado ponerse en contacto con Garrido sin éxito para pedirle explicaciones. "Parece que para algunos los principios y valores dependen del puesto de la lista en el que estén", ha señalado.

Y para demostrar lo desleal que, a juicio de la dirección nacional ha sido Garrido, han distribuido a la prensa la declaración jurada que el expresidente madrileño firmó el pasado lunes (aunque el formulario estaba hecho desde el 16 de abril), aceptando ir incluido en la candidatura del PP a las elecciones europeas. 

De los móviles del PP están saliendo también algunos vídeos de las intervenciones más destacadas de Garrido contra Aguado y Cs, como ésta que el candidato del PP al Ayuntamiento de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, ha compartido en Twitter:

Pero, ¿cuál ha sido el detonante de la decisión de Garrido? Se ha sentido ninguneado desde que Pablo Casado llegó a la Presidencia del PP. Según la versión de su entorno, cuando Casado decidió que él no sería el candidato a la Comunidad de Madrid, ambos hablaron y el líder de los populares le prometió que le reubicaría donde quisiese. 

Llegado ese momento, Garrido quiso ser el cabeza de cartel de la lista del PP al Senado por Madrid, como contó ESdiario. Pero tras una pugna con Pío García-Escudero este último le ganó la partida y logró conservar su puesto. 

 

Garrido fue entonces enviado a la candidatura europea en un puesto destacado, el cuarto. Dio las gracias públicamente a Casado por la confianza y pareció haber encajado el golpe, otro más. Pero solo lo pareció, porque a la vista está que por dentro mascullaba su venganza. 

En Ciudadanos, en cambio, están pletóricos con el zarpazo que han dado al PP en plena recta final de la campaña. Un shock emocional del que los populares tendrán que recuperarse cuanto antes.

Comenta esta noticia
Update CMP