25 de abril de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Caixabank gana un 18% más y eleva un 13% el dividendo

El beneficio se ha elevado hasta los 1.985 millones de euros apoyado en la mejora del negocio bancario y la plena integración de BPI. Gracias a ello aumentan el dividendo complementario.

Por segunda vez en su historia, y primera tras un ejercicio completo, la prensa especializada se ha trasladado a Valencia para conocer los resultados de Caixabank, que en 2017 trasladó su sede social a la ciudad del Turia como consecuencia del conflicto secesionista en Cataluña. En este escenario, Jordi Gual ha mostrado su confianza en el mercado español, donde quieren seguir siendo líderes en banca comercial, un modelo que ahora están implantando en Portugal de la mano de BPI.

Como referentes de una banca socialmente responsable quieren contribuir a mejorar el bienestar financiero de sus clientes, y el avance del 17,8% de su beneficio es la palanca con la que se enfrentan a un entorno desafiante en el que el crecimiento de los ingresos del negocio bancario es la mejor garantía de éxito. Los ingresos vinculados a la actividad bancaria, como el margen de intereses, las comisiones o los seguros, aumentaron hasta los 8.217 millones, mientras que el total de los ingresos lo hizo un 6,6 %, hasta los 8.767 millones.

Caixabank presentó recientemente su plan estratégico para el período 2019-2021 tras las últimas operaciones transcendentales del último año como han sido la venta de su negocio inmobiliario, el hecho de alcanzar una participación del 100 % en BPI o el acuerdo para desprenderse del 9,36 % que mantenía en Repsol. El primer punto sensible de este plan es la negociación de la reestructuración de la plantilla, ya que en un entorno en el que la digitalización presenta un avance imparable y el entorno no para de evolucionar, tiene que adaptar su red. Hay un ERE en marcha, y la dirección del banco comunicará la próxima semana a los sindicatos las condiciones del ajuste laboral.

Respecto a los accionistas, CaixaBank abonará un 13 % más de dividendo con cargo a los resultados de 2018, dado que ha elevado el importe del dividendo complementario, y ha anunciado que, a partir del actual ejercicio, el de 2019, distribuirá la remuneración en un único pago, en lugar de en dos, como hasta ahora.

Los ingresos procedentes del total de la cartera de participadas se situaron en 972 millones, e incluyen los ingresos por dividendos, básicamente de Telefónica, y los resultados de las entidades valoradas por el método de la participación, como Erste Bank, SegurCaixa Adeslas, BFA y Repsol (sin el impacto de la venta de la participación).

Este 2018, el grupo que preside Jordi Gual y cuyo consejero delegado es Gonzalo Gortázar logró vender su negocio inmobiliario a Lone Star, con lo que sus saldos dudosos bajaron hasta los 11.195 millones de euros y la ratio de morosidad se situó en el 4,7 %, frente al 6 % de cierre del ejercicio 2017. Excluyendo esta operación CaixaBank logró vender inmuebles en 2018 por 2.060 millones, un 28 % más que en 2017.

Los activos líquidos totales se situaron en 79.530 millones a 31 de diciembre de 2018, 6.755 millones más que en 2017. Por su parte, el crédito bruto a la clientela se mantiene estable, situándose en 224.693 millones, y los recursos de clientes crecieron hasta los 358.482 millones, un 2,6 % más. Los recursos en balance alcanzaron los 259.423 millones, un 4,8 % interanual más, y los activos bajo gestión sumaron 93.951 millones. Con todo, las cuatro principales agencias de rating han mejorado la valoración de la entidad este año.

Comenta esta noticia
Update CMP