17 de enero de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El Rey Felipe asume que España es rehén de ERC: "Está preocupado y a la espera"

El Rey con el diputado de Compromís Joan Baldoví.

El Rey con el diputado de Compromís Joan Baldoví.

Ya bien avanzada su ronda de contactos, el monarca va haciéndose una composición de lugar. Este miércoles propondrá a Sánchez candidato a la investidura, pero la votación no será inminente.

Puede parecer una anomalía que el partido más votado en las elecciones generales, el PSOE, contraprograme al Rey cuando éste está en plena ronda de consultas y se reúna en Barcelona con ERC. Primero (el lunes) en secreto y después (el martes) dos horas antes de lo anunciado a la prensa.

Con un partido cuyo portavoz en el Congreso, Gabriel Rufián, ha decidido no acudir a ver al jefe del Estado. Al que además ERC ha votado para reprobar en todas las instituciones catalanas donde se ha propuesto. Empezando por el Parlament y siguiendo por el Ayuntamiento de Barcelona. 

Puede parecer una anomalía, pero es que en España lo anormal empieza a ser la normalidad, como que Felipe VI lleve en sus cinco años de reinado ocho rondas de consultas, solamente dos menos que su padre en casi cuatro décadas.

Pinta, no obstante, que ésta va a ser la definitiva. Al menos en una temporada. Ésa es, con todas las cautelas, la sensación que extrajeron los diversos portavoces parlamentarios que desfilaron este martes por Zarzuela; que el monarca va a proponer a Pedro Sánchez para la investidura este miércoles aun cuando el debate de investidura tenga que posponerse hasta enero porque el socialista aún no tiene los apoyos necesarios. 

"Parece que no hay otra opción", señaló el diputado de Nueva Canarias Pedro Quevedo, que descartó por completo otra ronda de consultas antes de la investidura, puesto que esto "empieza a resultar patético", lamentó.

En la primera de las dos jornadas de su maratoniana ronda de consultas, Felipe VI preguntó a sus interlocutores mucho más de lo que habló, según contó uno de ellos en conversación informal con los periodistas.

"Está preocupado y a la espera", destacó el portavoz de Compromís, Joan Baldoví. Aunque después matizó, intentando quitar hierro a su afirmación: "Pero no más que otras veces". Y también dejó entrever que el monarca tiene asumido que lo que viene es un Ejecutivo con Unidas Podemos sostenido desde fuera por los independentistas. Que España, al fin y al cabo, es rehén de ERC

Javier Esparza, de Navarra Suma, el único que apostó por terceras elecciones.

 

"Le veo como siempre, normalidad", añadió después el diputado de Navarra Suma Javier Esparza, el único que abiertamente apostó por terceras elecciones antes que dejar la gobernabilidad de España en manos de quienes quieran "destruirla".  

Así pues, el Rey pudo hacerse una composición de lugar. Y si en algo coincidieron todos sus interlocutores es en que el margen de que haya un Gobierno antes de Navidad es, en palabras del diputado del Partido Regionalista de Cantabria, José María Mazón, casi imposible. "Los plazos se echan encima". 

"Ya nos gustaría poderles dar un día, pero hay que tener prudencia. Seríamos temerarios si dijéramos cuándo. Tiempo al tiempo", afirmó Yolanda Díaz, la primera integrante de Unidas Podemos (en concreto de Galicia en Común) que se vio con el jefe del Estado.

De forma que Felipe VI pronunciaría su discurso de Nochebuena con un Gobierno en funciones. Es más: será un discurso revisado por un Gobierno en funciones. Y va para un año, que se cumple en febrero, como recordó la portavoz de Coalición Canaria, Ana Oramas.

Precisamente ella fue la que más se quejó de que a estas alturas Sánchez no esté negociando más que con Esquerra, y al resto de los actores implicados en la investidura y la posterior gobernabilidad ni los haya llamado todavía.

Supuestamente esa fase se producirá una vez que el socialista sea formalmente designado candidato. Entonces será cuando Sánchez se reúna con el resto de partidos. "Esto no va a ser inmediato", vaticinó Oramas casi resoplando.

Comenta esta noticia
Update CMP