30 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Cisma en el juancarlismo: el exresponsable de la Marca España reparte culpas

El Rey Juan Carlos con Espinosa de los Monteros.

El Rey Juan Carlos con Espinosa de los Monteros.

¿Dónde están los políticos de la Transición, los intelectuales, los empresarios, los nobles de España ante el "linchamiento" al emérito? Eso se pregunta Carlos Espinosa de los Monteros.

Los Reyes ponen este viernes fin a su gira por todas las comunidades para conocer las heridas económicas y sociales que deja el coronavirus y ello ha intensificado las especulaciones en torno a un próximo comunicado del Rey Juan Carlos. Aunque puede ser que simplemente esa rumorología esté siendo alentada desde las terminales gubernamentales para intensificar la presión sobre Felipe VI

En cualquier caso sigue siendo atronador el silencio de destacadas, si no todas, figuras del juancarlismo. Desde políticos de la Transición a empresarios, pasando por nobles de España e intelectuales.

De ello se queja este viernes Carlos Espinosa de los Monteros en una tribuna en El Mundo en la que se pregunta dónde están ahora, ante este "linchamiento" al que fue el jefe del Estado durante casi cuatro décadas, todos aquellos que de una o otra forma se beneficiaron de su próspero reinado. 

Espinosa de los Monteros, que entre los años 2012 y 2018 fue el Alto Comisionado del Gobierno para la Marca España, escribe que asiste "indignado y dolido por la injusticia que se está cometiendo" con quien devolvió la democracia a este país. 

Y a renglón seguido, el marqués de Valtierra empieza a repartir culpas y a señalar con su dedo acusador. En primer lugar al Gobierno de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, por "desacreditar" la Monarquía e intentar imponer una República en España. Y por presionar en todos los frentes para "forzar la salida (¿expulsión?) de España del Rey Juan Carlos sin que exista sobre él no ya una sentencia condenatoria, ni siquiera imputación de ningún tipo".

En segundo lugar, Espinosa de los Monteros mira a los políticos, exministros, líderes de la Transición y expresidentes del Gobierno -salvo Felipe González-, por permanecer callados "ante tantos agravios durante esta fase de linchamiento".

En tercer lugar señala al mundo académico e intelectual por contribuir a la "irresponsable expansión de tantos rumores y juicios paralelos".

Culpa también, en cuarto lugar, a los empresarios y altos directivos para los que Juan Carlos I estuvo siempre ahí, como "gran embajador de España".

En quinto, el padre del portavoz de Vox tiene una mención especial para los responsables de las empresas integrantes del consorcio del AVE a La Meca, por no haber salido individualmente o como consorcio a desmentir que el emérito hubiera cobrado 100 millones de dólares de comisión. 

Y en sexto y último lugar apunta a los medios de comunicación que, "sin pruebas ni rigor alguno, pero con ensañamiento y deleite" -según él- han machacado a Don Juan Carlos y le han negado la presunción de inocencia. 

También el autor entona un mea culpa por no luchar lo suficiente contra "este atropello". "La Historia nos juzgará a todos", concluye.

Comenta esta noticia