22 de abril de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Pablo Casado quema sus naves para frenar a Vox: "¿Qué más puedo hacer?"

Está seguro de que está haciendo todo cuanto está en su mano. Tanto para convencer a los votantes de centro derecha que se le han ido como para retener a los que se lo piensan.

La preocupación de los populares en esta batalla electoral se divide entre mantener a raya a Ciudadanos y frenar la sangría de votos hacia Vox. 

Lo primero creen estarlo consiguiendo; lo segundo está costando más. Sobre todo, dicen en Génova, porque Vox es un partido en plena eclosión imposible de frenar con el arma más clásica de la política: la confrontación de ideas. 

De hecho, Pablo Casado cree estar haciendo todo lo humanamente posible en este terreno para convencer al electorado de centro derecha de que la suya, la del PP, es la mejor opción. A los que se han ido, para que vuelvan. A los que se les ha pasado por la cabeza irse, para que no lo hagan.

Afirma el líder de los populares que está proponiendo, por así decirlo, todo lo que estaría en el manual del perfecto candidato de un partido de centro derecha.

Esto es: bajada de impuestos, mano duro contra el independentismo catalán, reducción del gasto público, unidad de mercado, una ley de lenguas que proteja el castellano, medidas de apoyo a la familia y la maternidad, el endurecimiento de la ley del aborto, mayor regulación de la inmigración... 

Casado este jueves con sus candidatos por Madrid al Congreso y Senado.

 

Ello unido a la tolerancia cero contra la corrupción, una profunda renovación del PP en tiempo récord como pedían sus bases para pasar página del marianismo y el sorayismo y una actividad frenética recorriendo España de arriba a abajo y en los medios de comunicación para no perder un solo telediario. Para no desperdiciar un solo minuto de cobertura mediática. Aunque sea, bromea, a costa de repetirse.

Y lo último: una titánica labor pedagógica para explicar a los votantes que estén pensando decantarse por Cs o Vox en las circunscripciones de cinco o menos escaños es "materialmente imposible que terceros, cuartos y sobre todos quintos partidos acaben materializando sus votos en escaños", como sostuvo este jueves en un acto con los miembros de las candidaturas al Congreso y al Senado por Madrid. 

En este sentido, el PP ha vuelto a poner en marcha una iniciativa que en las elecciones andaluzas le fue bien: el puerta a puerta en las circunscripciones de cinco escaños o menos, para explicar personalmente a los votantes que la forma de parar a Pedro Sánchez es votando al PP.

"¿Qué más puedo hacer?", se pregunta estos días en voz alta Casado, convencido de que está poniendo todo de su parte para que los votantes del centro derecha vuelvan a la "casa común", la del PP. Convencido también de que nadie puede reprocharle que no lo esté dando todo.

Las malas lenguas dicen que si José María Aznar ha tenido que salir al rescate para plantar cara a Vox es que el PP lo tiene muy mal. Casado niega la mayor y afirma que, en las conversaciones que mantiene estos días con sus "lendakaris" (a veces llama así a sus presidentes regionales y provinciales), le trasladan que lo está haciendo bien y que siga por el mismo camino.

Comenta esta noticia
Update CMP