01 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La farsa de Colau: se mete en un lío enorme con la PAH por permitir un desahucio

Los mossos desalojando a la madre.

Los mossos desalojando a la madre.

La alcaldesa de Barcelona prometió que con ella se acabarían y resulta que hay diez cada semana en la Ciudad Condal. Pero la culpa la tienen el PP, la Generalitat y los Mossos, ella no.

A Ada Colau se le daba muy bien predicar, pero no se le da tan bien dar trigo. La alcaldesa de Barcelona se vio envuelta este miércoles en una polémica colosal con la Plataforma Antidesahucios de Barcelona. Es decir, con sus antiguos compañeros de activismo contra bancos y especuladores varios.

La PAH puso el grito en cielo porque Colau permitió que los Mossos d'Esquadra desahuciaran a una mujer, Hiba, con tres hijos menores de edad y a la abuela de estos. Todos ellos residían en un piso del barrio de Sants.

Durante el desalojo se vivieron escenas de mucha tensión, colgadas por la plataforma en su cuenta de Twitter. En ellas se escuchan gritos de "nazis" dirigidos a los agentes.

¿Qué hizo la alcaldesa de Barcelona en cuanto vio que la PAH la señalaba como culpable? Quitarse de en medio y responsabilizar vía Twitter a la Generalitat y a los Mossos, no sin antes aclarar que el Ayuntamiento había intentado negociar con el propietario del piso (que llevaba un año sin cobrar el alquiler) en vano.    

Y ya puestos a culpar... culpar al PP por los 10 desahucios diarios que reconoce que sigue habiendo en Barcelona, ella que prometió que los suspendería todos

Pero hete aquí que la madeja se fue haciendo más grande cuando los Mossos desmintieron la versión de Colau, también a través de Twitter: según ellos, se limitaron a cumplir órdenes 

Pero aún hay más, porque desde la cuenta oficial del Ayuntamiento de Barcelona se culpó directamente al dueño de la vivienda que llevaba un año sin cobrar por anteponer "intereses especulativos" al derecho a vivienda. Según la versión del Consistorio, quería disponer del edificio entero libre para venderlo 

Colau, que no atraviesa por su momento de mayor popularidad precisamente, se vio tan rodeada que finalmente tuvo que comparecer para aplacar los ánimos de la PAH y garantizar el realojamiento de Hiba y su familia.

Comenta esta noticia