17 de octubre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Pep, los pantalones

Guardiola y dos chincas, ayer en la lectura del manifiesto a favor de la independencia

Guardiola y dos chincas, ayer en la lectura del manifiesto a favor de la independencia

Guardiola se ha convertido en la musa de los independentistas, poniendo voz a un manifiesto desnortado que sólo convence a los chinos del escenario.

Aunque Baroja y hasta Unamuno venían a decir que el nacionalismo se cura viajando, el de Guardiola no ha hecho más que crecer tras década y media paseándose por el mundo, ora en pantalón corto de jugador, ora en pantalón pitillo de milenial entrado en años.

Pep es otro pijo nacionalista que propone cosas que él no sufrirá: le pillarán en un resort de lujo en Qatar

Ahora ha sido la voz de la última gesta del independentismo, con la lectura de una manifiesto que venía a decir que "el Estado" no es nada democrático cuando no se deja mangonear por una de sus partes. Obviamente Pep lo decía de otra manera, que sonaba a chino como demuestra la sonrisa ovina de las dos espectadoras orientales de la performance del entrenador.

Esas chinas en el escenario son una espléndida metáfora del independentismo, un producto para pijos como Pep, para guiris como ellas y, finalmente, para canelos incapaces de entender hasta qué punto es una mera coartada de gobernantes necios para no tener que dar demasiadas explicaciones por sus fracasos.

Los pantalones, Pep

Pero centrándonos de nuevo en Pep, en él se resume la mezcla de estulticia y caradura que caracteriza a esta tropa: un tipo que jugó tanto para España, propone ahora una patada en el trasero de todos consciente de que a él las consecuencias, cuando vengan, le pillarán en un resort de lujo en Qatar o en una preciosa mansión en los higlands ingleses.

Alguien tiene que decirle a Guardiola un par de cosas, y va a ser este observador de las fotos más llamativas del momento: Pep, Josep, Pepito; ya no tenemos edad de ponernos disfraces. Ni de ir sin cinturón, que se nos caen los pantalones. Y un culo, por muy nacionalista que sea, sigue siendo un culo.

 

Comenta esta noticia
Update CMP