La nueva delegada del Gobierno, el radar y la misteriosa multa a una socialista

Gloria Calero entrevistada esta semana en la Cadena SER.

Gloria Calero entrevistada esta semana en la Cadena SER.

Cuando era alcaldesa de Sagunt suspendió a un jefe de policía dos meses. La demandó y Calero tuvo que retractarse de su decisión. Llegó después de que el mando 'cazara' a una edil socialista

La recién nombrada delegada del Gobierno en la Comunidad Valenciana, la socialista Gloria Calero, apenas, hasta ahora, ocupó cargos de máxima responsabilidad durante cuatro años. Lo hizo en Sagunto, su municipio, como alcaldesa, y de aquella etapa arrastra enfrentamientos y disputas precisamente con agentes policiales, un colectivo que, a escala del Cuerpo Nacional de Policía y Guardia Civil, tendrá bajo su responsabilidad en su nuevo cargo.

Una polémica que llamó la atención fue la sanción durante su mandato (2003-2007) que impuso a un jefe de la Policía Local al suspenderle dos meses de empleo y sueldo por considerar que había cometido dos faltas graves por ausentarse de servicios de seguridad. El mando policial recurrió y ganó, al recalcar el Juzgado de lo Contencioso Administrativo que esas irregularidades "no fueron suficientemente probadas" por la Administración. Más incluso, las rechazó al sustentarse en  parte en informes realizados por un agente al que Calero había expedientado con anterioridad.

El Ayuntamiento tuvo que abonarle el salario que dejó de percibir el jefe policial durante dos meses que, en la práctica y tras cobrar la remuneración que le correspondía, fueron como un periodo extra de vacaciones para él.

 

Por aquel entonces su abogado aludió a una supuesta represalia de la alcaldesa. Recalcó que empezaron a seguir sus supuestas faltas en agosto, a pesar de afirmar que las había cometido en febrero y marzo.

Curiosamente en agosto el jefe policial instaló un radar en un camino en el que los vehículos tenían que transitar a 30 por hora y ´cazó´ a la concejal de Policía Local de Calero a 70 kilómetros por hora. "A partir de aquello, recopilaron información y fueron a por él", aseguraba el letrado.

El Ayuntamiento siempre negó las citadas represalias, incluso después de perder la demanda y tener que abonar al jefe de Policía Local el salario que le habían negado durante dos meses. Por cierto, el tema de la multa a una concejal llegó a ser satirizado en una falla, poniendo incluso en duda que finalmente la hubiera pagado la afectada.

Comenta esta noticia
Update CMP