30 de marzo de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Cargos del PSC alertan en privado de lo que traman Nuria Parlón y el ala "dura"

Nuria Parlón, alcaldesa de Santa Coloma, junto a Pedro Sánchez.

Nuria Parlón, alcaldesa de Santa Coloma, junto a Pedro Sánchez.

La corriente más soberanista de los socialistas catalanes ha comenzado a maniobrar en favor de proceso y de la recién estrenada "plurinacionalidad". ¿Con el visto bueno de Sánchez?



Una preocupante brecha se ha abierto en las últimas horas en el socialismo catalán, en el peor momento para el Gobierno: justo cuando se acerca la consumación del desafío independentista de Carles Puigdemont.

A la espera de que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el reelegido secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, se vean las caras una vez resuelto el 39 Congreso Federal de los socialistas, cierta sensación de alarma se ha instalado ya en el Palacio de la Moncloa y, también, en el derrotado y replegado susanismo. Y es que el sector afín a la presidenta andaluza ha detectado algunos movimientos internos en el PSC que han gustado muy poco.

Una respuesta nada improvisada al contundente pie en pared que la pasada semana puso el alcalde de Lérida, Angel Ros, al negarse a ceder instalaciones municipales para la nueva consulta que prepara la Generalitat. Una postura compartida por el sector españolista del PSC, que encabeza el alcalde de Cornellá, Antoni Balmón, el que fue embajador de Susana Díaz en Cataluña, y al que respalda -con algunos matices- el primer secretario del partido, Miquel Iceta.

Los alcaldes del PSC en Gerona, Blanes y Tarrasa, afines a Parlón, han desafiado las órdenes de Iceta y colaborarán con el referéndum.

Pero resulta que, tras el 39 Congreso del PSOE, Sánchez decidió puentear a Iceta -del que recela tras su pasada aproximación a la Gestora y a Díaz tras el no es no de noviembre- para colocar en la Ejecutiva Federal a una dirigente del PSC de su absoluta confianza, la alcaldesa de Santa Coloma de Gramanet, Nuria Parlón.

Se da la circunstancia de que Parlón, que fue la líder del pedrismo en Cataluña durante las larga precampaña y campaña de las primarias, trató de derrocar a Iceta en el último y reciente Congreso Nacional del PSC.

 

El Primer Secretario del PSC, Miquel Iceta, junto al alcalde "susanista" de Cornellá, Antonio Balmón.

 

Pues bien, apenas unos días después de la clausura del 39 Congreso del PSOE y de su conversión a la "plurinacionalidad", el sector más catalanista del PSC ha movido ficha para indignación del viejo PSOE.

¿Con el visto bueno de Pedro Sánchez?, pregunta ESdiario a un diputado afín a Díaz. "Difícilmente ahora el PSC, con la fuerza que tiene la Ejecutiva Federal, daría ese paso sin el conocimiento de Ferraz".

Primero fue la propia Nuria Parlón la que levantó una enorme polvareda el pasado jueves cuando aseguró que Cataluña reclamará a la comunidad internacional si el Gobierno aplica finalmente el artículo 155 de la Constitución. El portavoz de Ferraz, Óscar Puente, la desautorizó este mismo lunes.

Miguel Lupiáñez (Alcalde socialista de Blanes): "En Cataluña se vive de otra manera, pasa igual con Dinamarca frente al Magreb, España es distinta a Cataluña".

Pero más preocupante aún ha sido el movimiento del alcalde de Blanes (Gerona), Miguel Lupiáñez, que ha abierto la puerta a que alcaldes del PSC se impliquen en el referéndum de Puigdemont

"El resto de España no debe opinar porque afecta a cómo quieren gestionarse los catalanes, les afecta a ellos", explicó este lunes en Onda Cero. Y aún fue más allá con esta comparación: "En Cataluña se vive de otra manera, pasa igual con Dinamarca frente al Magreb, como España es distinta a Cataluña". El número dos de Iceta, Salvador Illa, también le ha desautorizado mientras crecen los recelos hacia Ferraz.

Y es que según reconocen a ESdiario fuentes del PSOE-A, alcaldes catalanes que apoyaron a Susana Díaz están trasladando su preocupación por los movimientos en la sombra de Parlón y los suyos. De hecho, el PSC envió instrucciones a sus alcaldes para que no participen en los preparativos del referéndum, pero algunos municipios como el citado Blanes, Gerona y Tarrasa han desobedecido esta directriz y ya han dicho que no lo impedirán.

Prueba de la tibieza de Ferraz con esta incipiente revuelta del sector independentista fue la respuesta de su portavoz, Óscar Puente. El PSOE no ve reprochable que alcaldes del PSC quieran votar en el referéndum independentista del 1 de octubre siempre y cuando no colaboren en su organización prestando medios municipales para celebrar la consulta.

Comenta esta noticia
Update CMP