Podemos no se sale con la suya y habrá pacto de reconstrucción en les Corts

El aire acondicionado falló en el pleno de este martes en les Corts Valencianes

El aire acondicionado falló en el pleno de este martes en les Corts Valencianes

El tercer acuerdo de Reconstrucción quedará aprobado en les Cortes, tras el firmado por sindicatos y patronal y el suscrito este lunes en el Palau por los agentes locales y provinciales.

El pacto para la reconstrucción quedará sellado en el pleno del jueves en les Corts Valencianes. Tras arduas negociaciones, los partidos del Gobierno del Botànic II (PSPV, Compromís y Unides Podem) y los de la oposición (PP y Ciudadanos) han llegado a un acuerdo con 382 propuestas, que prentende servir de instrumento para salir de la crisis provocada por la pandemia del coronavirus. Sólo Vox se desmarca de un texto que, según los firmantes, prioriza "lo que de verdad importa a los valencianos". 

Las diferencias entre los grupos parlamentarios se centraban en la colaboración público-privada en sanidad y en la subida de impuestos. Podemos imponía un texto muy contundente en defensa de las reversiones sanitarias que afecta al Hospital Universitario de Torrevieja, cuya concesión concluye en un año. Tanto PP como Ciudadanos mantienen la necesidad de reforzar las concesiones, un modelo que consideran de éxito y, que, en el caso de Torrevieja, cuenta con el aval de los usuarios y el apoyo de las mayoría de los gobiernos locales de la comarca. Además, este hospital tiene una lista de espera muy inferior al de la mayoría de la Comunitat.

Finalmente el texto sobre las concesiones queda de esta forma: "Recuperar la gestión pública de los servicios sanitarios (resonancias magnéticas, diálisis...) y departamento, bajo las condiciones de seguridad jurídica, viabilidad orgaizativa y calidad del servicio, tatno por la ciudadanía como por los trabajadores de las concesiones, sin perjuicio del uso de las externalizaciones si fuera necesario, dentro de los criterios recogidos en la ley de contratos del sector público".

El Botànic ha presentado su dictamen de conclusiones tras semanas de trabajo en una comisión específica por la que han desfilado 40 expertos. Han quedado aceptadas 99 enmiendas (32 del PP, 59 de Cs, siete de PP-Cs y una de PSPV, Compromís y PP) y mientras que 64 fueron consensuadas, ninguna de las presentadas por Vox.

El borrador del documento de las 382 propuestas, abierto hasta el jueves mientras siguen las negociaciones, incluye medidas como destinar más fondos a sanidad pública, aumentar las plantillas en base a criterios epidemiológicos y demográficos,  o garantizar el acceso de mascarillas a la población vulnerable. También apuesta por aumentar la colaboración entre las consellerias de Sanidad y Políticas Inclusivas para que las residencias estén más conectadas.

El dictamen habla de fortalecer la dignidad de los mayores tras el colapso de las residencias, con una revisión del modelo de atención "desde el liderazgo público", nuevos profesionales y una red única y coordinada.  A nivel económico hay ideas como un plan de justicia fiscal para que paguen más las grandes fortunas en el impuesto de transmisiones patrimoniales y el IRPF, nuevos tributos 'verdes' y beneficios para emprendedores, de la mano de un estudio contra el fraude y de un mínimo para evitar el 'dumping', además de un IVA cultural, más inversión en I+D+i y apoyo al comercio de proximidad y a la agricultura. Asimismo hay medidas en empleo, vivienda o turismo.

Se apuesta por potenciar la mediación para descongestionar los juzgados, intensificar el transporte público para lograr el objetivo "emisiones cero" y publicar una base de datos anónima sobre la incidencia de la pandemia. Hay un apartado dedicado a la financiación y a la relación con el Gobierno, con propuestas como mantener la conferencia de presidentes autonómicos o flexibilizar el gasto de los ayuntamientos, además de otras reiteradas por el Consell como el reconocimiento de la deuda histórica o la compensación de la infrafinanciación con mecanismos transitorios.

En el pleno de este martes, el diputado del PP, Rubén Ibáñez, lamentó que nadie se acuerde de los 1.480 fallecidos y apeló al orgullo de sentirse valenciano porque "esta tierra siempre se levanta sola".

El síndic de Ciudadanos, Toni Cantó  ha cargado contra el prsidente Ximo Puig por quedarse "sentado" en la conferencia de presidentes mientras "Pedro Sánchez volvía a aceptar un chantaje del PNV de turno" y ha tachado de estupidez que no acepten propuestas como reforzar la colaboración público-privada. "Carmen Calvo y Joan Ribó estuvieron en hospitales privados, ¿son unos neoliberales peligrosos", se ha preguntado.

Vox rechaza el dictamen de "destrucción" por "anteponer la ideología del Botànic y llegar a culpabilizar a los ciudadanos", así como por no aceptar sus enmiendas. "Un paripé en toda regla, un discurso trasnochado, pero Vox no va a entrar en ese juego", ha espetado el diputado José María Llanos.

Del Botànic, el PSPV llama a la unidad y a "olvidar la pureza partidista" y agradece las propuestas de PP y Cs y "especialmente" al 'president' de la Generalitat, Ximo Puig, por apostar por un acuerdo como este, "muy difícil en un tripartito". "Un pacto no es para complacer, es para convencer; no queremos hacernos fotos ni deslumbrar, queremos que nos entiendan", ha sostenido su síndic, Manolo Mata.

Compromís cree que no hay respuestas inmediatas y que no hay que tener la arrogancia de que en dos meses se acabará la crisis porque "la incerteza ha venido para quedarse". "No hay excusas" para apoyar medidas como prorrogar los ERTE, reducir la jornada o blindar lo público, ha subrayado su portavoz adjunta, Aitana Mas, a la oposición, especialmente a Cantó, como tampoco "habrá reconstrucción sin mirar a los jóvenes".

Podemos celebra el consenso para "volver a poner en pie esta tierra tras una crisis sin precedentes", una oportunidad de fortalecer lo público hacia la protección de la vida y la justicia fiscal. "Es la hora de pensar en el interés general y no en el de los partidos", ha recalcado su síndica, Naiara Davó, para apelar a la empatía de la oposición.

Comenta esta noticia