26 de marzo de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Schlichting desarma la "mentalidad propagandista" de Sánchez y avisa del peligro

Llegados a final de curso y vistos los intereses prioritarios del Gobierno del PSOE parece claro lo que busca conseguir Sánchez, lo que tal vez no haya previsto con cuidado son las consecuen

Recién comenzado el mes de agosto Cristina López Schlichting aprovecha su columna en La Razón para hacer balance y recordar que "el curso nos ha dejado un cambio de Gobierno inesperado, con un acelerón de medidas destinadas a desmontar el legado de Mariano Rajoy y empezar una nueva etapa. El ritmo ha sido trepidante (RTVE, acercamiento de presos etarras y separatistas, más gasto, reforma educativa, eutanasia)".

Schlichting lamenta que "entre las preocupaciones urgentes de la mayoría de nosotros no figuran, por ejemplo, ni la asignatura (voluntaria) de religión ni la urgencia por morirse. A los españoles les acongojan la ruptura del país y la falta de solidaridad, la economía (que sigue cogida con pinzas) y el futuro de sus hijos". 

A su juicio, "cuando Pedro Sánchez enarbola la bandera anticlerical no parte de una referencia real, no recoge la experiencia cotidiana de los españoles. El mecanismo es más viejo que el hilo negro y se llama manipulación. Es esa idea del socialismo decimonónico de que la lucha de clases exige la división de la sociedad en grupos antagónicos y el enfrentamiento de estas clases (ricos y pobres, hombres y mujeres, religiosos y antireligiosos). Allí encuentra su caladero una mentalidad propagandística muy anticuada y feroz". 

La periodista ignora si esto le dará resultado, "lo que sí sé es que va a dejar el país lleno de grietas y costurones. Que va a provocar heridas que ya no existían. La ideología, el elenco frío y abstracto de argumentos separados de lo real, tiene sin embargo una fuerza motriz enorme. La historia es rica en revoluciones nacidas de libros".

En su opinión, "si a esos odiadores se les da después un programa electoral anticlerical, te votan, claro. Tal vez Pedro Sánchez gane partidarios por esa vía. Pero a la vez fractura la sociedad, siembra rencor y desestructura la convivencia".

Comenta esta noticia
Update CMP