01 de abril de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Cazan a Sánchez y su mujer mientras sus fontaneros buscan trapos sucios de Rajoy

Se ha convertido en un clásico este verano: pillar al líder del PSOE in fraganti disfrutando de las vacaciones ajeno a la incertidumbre que vive el país. Pero no es oro todo lo que parece.



El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, mantendrá esta semana un actitud de discreción, como ha venido haciendo desde las elecciones del 26 de junio, a expensas de la decisión que adopte el miércoles la Ejecutiva del PP sobre las condiciones planteadas por Ciudadanos para negociar la investidura. Sánchez no tiene programado ningún acto durante los próximos días, pero en Ferraz insisten que mantiene la actividad interna para seguir la evolución del proceso de formación de gobierno, han informado fuentes socialistas.

Con actividad interna o sin ella, lo cierto es que Sánchez se ha colado este lunes festivo en las portadas de la prensa rosa porque los paparazzi le han vuelto a cazar en la playa junto a su mujer, Begoña Gómez, y sus hijas. El líder socialista ocupa la portada de Pronto presumiendo de pelazo y cuerpazo y se acompaña con un reportaje interior de la familia divirtiéndose en la playa. Algo que este verano se ha convertido en todo un clásico: la caza del líder del PSOE veraneando con su esposa mientras el país sigue a la espera de su decisión. 

La última vez en la que Sánchez compareció en público fue el pasado día 2 con motivo de la reunión con Mariano Rajoy en el Congreso, al término de la cual, ofreció una rueda de prensa. Desde entonces, solo se ha pronunciado en las redes sociales, donde ha hecho algunos comentarios sobre los éxitos del deporte español en los Juegos Olímpicos de Brasil o para lamentar los incendios en Galicia.

En el PSOE, justifican el silencio de Sánchez en que “no ha cambiado ni va a cambiar de opinión, por lo que no tiene nada nuevo que decir” en torno a la postura contraria a la reelección de Rajoy. Sánchez ha delegado en las últimas semanas en otros cargos del partido, como Antonio Hernando, Óscar López o Meritxell Batet, para que defiendan la posición que el PSOE adoptó en el Comité Federal el pasado 9 de julio.

Eso de puertas hacia fuera, porque de puertas hacia dentro parece que hay otros planes, según publica este lunes La Razón. De hecho, Sánchez estaría buscando trapos sucios del PP para torpedear a Mariano Rajoy. A saber, ha encargado a sus "halcones" de confianza hurgar en la herida de los sobresueldos populares: "Un espinoso asunto, que se guardaría como conejo en la chistera y as en la manga para intentar destrozar a Rajoy en el debate de investidura". 

 

Comenta esta noticia
Update CMP