15 de julio de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Sánchez sabía desde hace un mes los planes de Felipe VI con don Juan Carlos

El Rey Juan Carlos, en su coche hace dos años

El Rey Juan Carlos, en su coche hace dos años

No se ha contado todo del "despido" sin honores de don Felipe a su padre. Hubo una última razón determinante y un testigo de excepción. Ésta es la historia.

 

 

Felipe VI ha conmovido los cimientos de la Casa Real y nada será igual nunca para su padre, don Juan Carlos, despojado de todos sus galones en la historia con un varapalo histórico de su propia sangre: entre la roja, que es la familiar, y la azul, que es la dinástica, el Rey vigente escogió la segunda por razones básicas de supervivencia de la Corona.

Le costó personalmente, cuentan en su entorno, pues la figura paterna siempre fue una referencia y tirarlo al foso de los leones no le ha sido sencillo en lo afectivo. Pero nunca dudó de cómo obrar para preservar a institución de todo efecto contagio: no lo hizo con su hermana y su cuñado y nunca dudó en hacerlo con su propio progenitor.

Tanto es así que, según el cuentan a El Topo, hace ya un mes que tomó la decisión. Y con esa misma antelación le comunicó lo que pasaba y lo que iba a hacer a un testigo de excepción: el propio presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

 

Éste había arrancado el compromiso de Pablo Iglesias de olvidarse de sus devaneos republicanos, de su demolición del "Régimen del 78" y de sus discursos abolicionistas de la Monarquía, incompatibles con entrar en el Gobierno. Y el líder de Podemos lo había aceptado: de ahí su "nuevo"discurso hacia la Casa Real y, más en concreto, sobre don Felipe.

Pero algo así, unido a la crisis sanitaria y económica, quizá no se hubiera mantenido con un escándalo tan tentador, tan de la "Factoría Villarejo", y eso lo sabían tanto el Monarca cuanto el presidente: solo hay que ver las reacciones de los Odón Elorza o Alberto Garzón para intuir por dónde irían los tiros en una parte de Podemos y en otra del mismísimo PSOE.

Sánchez y don Felipe hablaron hace un mes del "despido" de don Juan Carlos para dar un discurso como el de hoy

Pero ha sido el coronavirus lo que finalmente decantó el momento exacto para el ya histórico comunicado que despoja de honores a don Juan Carlos y resume la renuncia de don Felipe a toda su herencia, económica, moral e institucional.

¿Y por qué? Pues la respuesta está en el discurso a la Nación que, al parecer, Felipe VI tenía intención desde el comienzo de la crisis hace semanas de lanzar coincidiendo con la temible pandemia: se trataba de calmar a la ciudadanía, de ofrecerle esperanza y bálsamo y, según parece, al Gobierno no le parecía nada mal la idea.

Pero esa escena era incompatible con el apogeo del "Caso Corinna". Y eso lo aceleró todo. El discurso será este miércoles, y nada de ello hubiera sido posible con las andanzas saudíes o suizas del Emérito corriendo como un virus contra la imagen del sucesor.

 

Comenta esta noticia