Carta abierta a Jorge Javier Vázquez

Solamente te pido que no seas cómplice de fomentar una generación llena de ludópatas

Querido Jorge Javier:

En tu anuncio para una marca dices: ¿Qué sientes al jugar en la mayor comunidad de Bingo Online? Sinceramente no lo sé, hace tiempo que conseguí dejarlo. Pero si entrara seguramente me sentiría como tú en una manifestación que defendiera abolir los derechos LGTB

Nunca me has caído bien, pero tu blanqueamiento de la ludopatía ha sido la gota que ha colmado el vaso. Antes de vender tu imagen me gustaría que conocieras mi historia. Probablemente tú no leerás mi carta y si la lees no te importará. Ojalá cambiaras de opinión, aunque no lo creo.

Toqué fondo un 8 de septiembre de 2015. Subí a la azotea de mi vivienda, quería quitarme del medio.  La noche anterior me había jugado hasta la última moneda en un set de tenis de mesa de dos personas que ni conocía.

Por desgracia la ludopatía el próximo 2020 afectará a más jóvenes que cualquier droga con sustancia. Nos estamos cargando una generación, y tú te ríes con los anuncios cantando y bailando como si jugar fueran los mundos de yupi.

Me gustaría que respondieras con sinceridad esta pregunta, Jorge: ¿de verdad te vale la pena? Si, ya se que me vendrás con la excusa de que cada uno debe ser responsable de sus actos.  Pues a eso te respondo: cuando uno es ludópata, ese control ya lo ha perdido y con anuncios como el que protagonizas lo único que consigues es que cada vez gente más joven esté acudiendo a los centros de desintoxicación del juego.

Ahora bien ¿te sigue valiendo la pena? En tu libro has confesado ser adicto al alcohol y a otras sustancias, ¿cómo te sentaría ver anuncios de gente bebiendo y recordando tu pasado? Pues piensa en los demás.

Te has querido erigir como gran defensor de los Derechos Sociales de las personas; sin embargo, te burlas de mucha gente que es enferma, ¿te vale la pena? Háztelo mirar.

Sólo espero que el Gobierno, cuando se forme, cumpla con su palabra y apruebe pronto el Decreto de Prevención de la Ludopatía, donde anuncios como el suyo no tengan cabida en nuestra televisión.

Termino ya, ¿Jorge Javier de verdad te vale la pena? Sólo te pido que no seas cómplice de fomentar una generación llena de ludópatas a imagen y semejanza de la generación de los 90 adicta a la heroína.

Comenta esta noticia
Update CMP