18 de septiembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Máxima alarma en Moncloa: inquietante aviso del CNI por la última de Puigdemont

Puigdemont, a las puertas de su coche oficial cuando era presidente de la Generalitat.

Puigdemont, a las puertas de su coche oficial cuando era presidente de la Generalitat.

¿Que prepara el expresidente fugado para su apoteosis final? El espionaje ha detectado "movimientos" en su entorno y está preparado para evitar la imagen más bochornosa posible.

En el Palacio de la Moncloa se va a vivir un fin de semana de vértigo. Como en el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) y en el Ministerio del Interior. Todas las alarmas están encendidas ante el próximo movimiento en el tablero del expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont. Un movimiento que toma fuerza en el cuartel general de los Servicios de Inteligencia: un intento del candidato fugado de regresar a España a lo largo de este fin de semana.

Según fuentes del departamento que dirige Félix Sánz Roldán consultadas por ESdiario, el Gobierno dispone en las últimas horas de un inquietante aviso del espionaje español. Los equipos que tienen bajo su lupa a Puigdemont en Bruselas y los agentes desplegados en Cataluña han detectado "movimientos" en el entorno del expresident que avalarían un plan para presentarse en territorio catalán de cara al pleno de investidura del próximo martes.

Y en este juego permanente de confusión, el partido nacionalista flamenco N-VA ha filtrado este viernes que Puigdemont participará en un acto en Lovaina a la misma hora que el Parlament tiene convocada su gran cita. ¿Una maniobra de distracción?

Según información obtenida por el CNI -vía rastreo de las telecomunicaciones- Puigdemont  pretendería con su presencia la "apoteosis final" en su estrategia de desafío al Gobierno. Este mismo viernes, el propio expresidente se refería a este asunto en Twitter.

De hecho, en los sectores independentistas se atribuye a este posible regreso a España de Puigdemont el cambio de estrategia del Gobierno al impugnar preventivamente al Tribunal Constitucional su investidura.

Según los datos facilitados por el CNI, el plan de Puigdemont pasa por regresar, ser detenido y obligar al juez del Tribunal Supremo, Pablo Llarena, a resolver su posible asistencia al pleno del martes como candidato in pectore, si el TC no suspende antes la sesión.

Un bochorno internacional con un desgaste a las principales instituciones del Estado que tendrían además una repercusión de consecuencias impredecibles. 

 

El Ministerio del Interior y el CNI han activado ya la "operación Jaula" para impedir que Puigdemont se cuele en España.

 

Para evitar esa más que incómoda situación, Interior ha puesto en marcha la que ya se conoce irónicamente como operación maletero para impedir que Puigdemont se cuele en suelo español. Policía y Guardia Civil van a reforzar su presencia en las fronteras, en especial de La Junquera, en la que los fines de semana se produce un notable incremento de movimientos.

Habrá control aéreo, ferroviario y terrestre y los Mossos también desplegarán un dispositivo especial. Desde este pasado lunes, agentes de la Unidad de Intervención de la Policía (UIP) custodian también la sede del Parlament en el parque de la Ciudadella.

Sin embargo, el plan del Gobierno pasa porque sea el CNI quien neutralice al expresidente si decide regresar. Moncloa no quiere escenas que sean aprovechadas por el independentismo y sus altavoces mediáticos. El precedentes de las urnas y las cargas del 1-O pesan y mucho. Y nuestro espionaje, fuertemente cuestionado, tiene otro examen que superar. Máxima alerta de aquí al martes.

Comenta esta noticia
Update CMP