13 de julio de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Un barrio de Madrid impacta a toda España con su gigantesca gesta anti Sánchez

La bandera de España se ha convertido a raíz de la crisis del coronavirus en un símbolo de crítica al Gobierno por su gestión de la pandemia.

En las últimas semanas, la bandera de España se ha convertido en un símbolo de protesta contra la gestión que el Gobierno de Pedro Sánchez en la crisis sanitaria y económica provocada por la pandemia del coronavirus.

Primero comenzaron a aparecer enseñas con un crespón negro en muchísimas ventanas y balcones de todo el país, cuando la cifra de muertos por el Covid-19 aumentaba sin cesar, sin que Sánchez se dignase a decretar el luto oficial, algo para lo que ha esperado hasta el martes pasado.

 

Posteriormente, con la aprobación de franjas horarias para salir a pasear, llegaron las caceroladas de las nueve de la noche, con multitud de vecinos que, junto a sus cacharros para protestar, llevaban una enseña nacional o ropa con sus colores. Fue la llamada "revolución de los Cayetanos" que nació en la calle Núñez de Balboa de Madrid pero que se extendió por toda España, mientras el Gobierno y sus terminales mediáticas trataban de acallar las críticas tachándolas de propias de "fachas".

 

Perseguidos por Marlaska

Estas protestas a pie fueron seguidas, en pleno confinamiento estricto, por algunos vecinos que usaban sus coches para exhibir la bandera, lo cual llevó a un estricto celo por parte de la Policía Nacional para multarlo. El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, puso un empeño especial en sancionar a aquellos que portaban un símbolo reconocido por la Constitución española.

 

Y, tras las grandes manifestaciones sobre ruedas que convocó la semana pasada Vox por toda España, este fin de semana ha impactado en redes la iniciativa de los vecinos de una calle del barrio del Pilar de Madrid. Han desplegado una gigantesca bandera, quizás más grande que la que ondea en la Plaza de Colón.

La megabandera pronto se ha hecho viral, con grandes alabanzas entre los constitucionalistas y acérrimas críticas por parte de la izquierda.

 

Comenta esta noticia