22 de enero de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Guindos chafa el mejor argumento de Rajoy para evitar las terceras elecciones

El ministro de Economía, en funciones, Luis de Guindos, durante su comparecencia de este martes.

El ministro de Economía, en funciones, Luis de Guindos, durante su comparecencia de este martes.

El ministro de Economía se enredó en un relato del caso Soria que ya se había demostrado falso en los días anteriores. La oposición no tuvo miramientos, y Ciudadanos menos que nadie.

Arrollado por el "caso Soria", el Gobierno dejó pasar este martes la oportunidad de oficializar en el Congreso un serio aldabonazo al resto de los partidos tras las advertencia de Bruselas a España sobre nuevas sanciones y hasta la supresión de fondos estructurales si un gobierno en plenas facultades no remite de forma urgente a Europa los presupuestos para el próximo ejercicio.

Y es que el ministro de Economía, Luis de Guindos, sumó su comparecencia para detallar los riesgos de futuras sanciones de las autoridades europeas si el bloqueo institucional no acaba, con la fijada para dar explicaciones sobre el fallido nombramiento de José Manuel Soria para el Banco Mundial. Y a esta última se aferraron, claro, el resto de partidos.

Entre la total ausencia de autocrítica y la apelación a los argumentos empleados por el Gobierno desde que saltara la polémica el pasado 2 de septiembre se saldó finalmente la esperada comparecencia parlamentaria del ministro de Economía en funciones, Luis de Guindos, para explicar la discutida y fallida designación de ex titular de Industria, José Manuel Soria, como director ejecutivo del Banco Mundial. Y con la justificación conocida hasta ahora -fue una propuesta "técnica y no política"- el PP se alejó aún más de su socio en la investidura fallida de Rajoy para pasar a convertir a Ciudadanos en su mayor "azote" en la sesión parlamentaria de este martes.

Guindos exoneró a Rajoy e insistió en que la propuesta de la designación de Soria partió del secretario de Estado de Economía. Que la aprobó una comisión de evaluación formada por técnicos del Ministerio. Y reiteró que Soria era el candidato más valorado en su condición de técnico comercial del Estado. Sobre la presencia del ex titular de Industria en los "papeles de Panamá", Guindos volvió a recurrir al argumentario conocido y esgrimido por el propio presidente en funciones: "Soria no está ni inhabilitado, ni investigado". "Este no es ni ha sido nunca un puesto político", concluyó.

"Ciudadanos se siente avergonzado por ustedes", le espetó el portavoz de C's a Guindos

Ciudadanos mira a Rajoy, Soraya y al propio Guindos

Pero las explicaciones del titular de Economía no convencieron a nadie y, tal vez por la proximidad de las posibles terceras elecciones, fue Ciudadanos el grupo más crítico con el Gobierno y el PP. Su portavoz, Toni Roldán, acabó su réplica exigiendo responsabilidades políticas por el "caso Soria" y puso sobre la mesa tres nombres en concreto: los del presidente en funciones, la vicepresidenta y el propio titular de Economía.

En una intervención de guante blanco en las formas pero muy agria en el fondo, Roldán envío varios "misiles" a la línea de flotación de las aspiraciones futuras de Rajoy como candidato a una nueva investidura. "Este es un nombramiento a medida del señor Soria, que es un amigo del presidente y del ministro. Y para ello se han saltado todos los procedimientos". "La verdad es que este es un nombramiento político".  "El Gobierno se ha saltado a la torera todos los procedimientos", enumeró. Pero la apostilla la dejó el portavoz de Ciudadanos para el final. "Los tiempos han cambiado y las exigencias deben ser las máximas. Ciudadanos se siente avergonzado por ustedes ya que ustedes no se avergüenzan", enfatizó.

La intervención de Roldán, así como el propio apoyo previo de C's a esta comparecencia de Guindos, parece confirmar que su pacto con el PP para la regeneración esta muerto. El acuerdo Rajoy-Rivera es papel mojado. Y por lo visto en el Congreso este martes, las terceras elecciones están cada vez más cerca. Y así lo ratificó el tono electoral que utilizaron los portavoces de PSOE, Podemos y PNV, Pedro Saura, Pablo Iglesias y Pedro Aspiazu. Todos pidieron la dimisión de ministro de Economía.

Comenta esta noticia
Update CMP