27 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Sopa fría de cerezas

Un aperitivo sencillísimo y delicioso que dará mucho que hablar

Una de las grandes virtudes de esta refrescante sopa fría de cerezas es que te ofrece la posibilidad de añadir diferentes ingredientes como guarnición para obtener distintas versiones con sabores muy, pero que muy sorprendentes.

Si quieres impresionar de verdad hoy te propongo escoltar a esta original sopa fría con una fantástica combinación de queso ricota, menta y lima que combinan genial y te ofrecen un contraste perfecto con las cerezas. También, puedes probar a agregar unos daditos de manzana ácida e incluso una pequeña perla de helado cremoso de limón o menta.

Decorar con un toque salado es sin duda otro acierto. Pon sobre tu sopa fría de cerezas unas migas de queso feta e incluso un queso camembert o brie que le sumarán sabor y sobre todo carácter. Presenta en vasos pequeñitos para poder saborear y sentir de golpe todos sus aromas y verás como se convierte en un habitual de tus aperitivos veraniegos.

Dificultad: Baja

Tiempo de preparación 5 minutos

 

Ingredientes

1 kilo de cerezas

2 tomates rojos

1 pepino

½ pimiento verde

1 cebolleta

1 diente de ajo pequeño

1 rodaja gruesa de limón

 

Acompañamiento

queso ricota

hojas de menta fresca

ralladura de lima

 

Elaboración:

1.- Comienza por deshuesar las cerezas. Una forma fácil y rápida de hacerlo es poniendo cada una de ellas en la boca de una botella y con un palito de brocheta empujar el hueso para que caiga dentro.

 

2.- Corta los tomates en gajos, el pepino, la cebolleta, el pimiento y el ajo.

 

3.- Vuelca todo en un procesador de alimentos y tritura durante un par de minutos hasta obtener una suave crema.

Vierte un hilo generoso de aceite de oliva y sal gusto.

 

4.- En un recipiente mezcla el queso ricota con la menta y la ralladura de lima.

Rellena tus vasos, decora y disfruta.

 

 

 

Comenta esta noticia