30 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Guerra interna en la Fiscalía tras las denuncias al Gobierno por la pandemia

Dolores Delgado saluda al teniente fiscal del Supremo, Luis Navajas

Dolores Delgado saluda al teniente fiscal del Supremo, Luis Navajas

La avalancha de querellas al Ejecutivo en las que el Ministerio Público no ve indicios de delito ha desatado una batalla interna que uno de sus miembros ha aireado.

Las 300 páginas remitidas por la Fiscalía al Tribunal Supremo pidiendo la inadmisión de la veintena de querellas presentadas contra el Gobierno por su gestión de la pandemia provocaron la salida en tromba de la oposición, con la influencia de la Fiscal General del Estado, otrora ministra de Justicia con Sánchez, Dolores Delgado, como telón de fondo. Ahora, uno de los implicados en el asunto, el teniente Fiscal del Tribunal Supremo, Luis Navajas, ha desvelado la guerra interna existente en el seno de la propia Fiscalía.

De hecho, Navajas ha asegurado en Onda Cero que no convocó la Junta de Fiscales de Sala para fijar una respuesta a querellas y denuncias presentadas contra el Gobierno por la gestión de la pandemia porque habría tenido que excluir de ese encuentro a algunos fiscales "contaminados políticamente", señalando directamente a la exfiscal general de Estado Consuelo Madrigal.

 "Uno de los valores más altos que tiene el Ministerio Fiscal es la imparcialidad y la objetividad", ha dicho. "Lo que no puede hacer ni un fiscal ni un juez es que la ideología trascienda de su cabeza al papel", ha añadido. Navajas ha denunciado que algunos fiscales acudieron a su despacho para presionarle sobre las querellas. "Con esta tropa yo no puedo ir a la guerra", ha asegurado.

Además, ha señalado que otro de los motivos por los que no convocó a la Junta es que quería evitar posibles filtraciones a los medios, además, de añadir que "históricamente nunca se ha convocado la Junta de fiscales de sala del Supremo por un problema de esta naturaleza".

Aun así, y a pesar del clamor contra el informe que pide el archivo de las denuncias, el fiscal ha querido defenderse asegurando que es un escrito meditado en el que Delgado no ha ejercido ninguna influencia, por lo que se ha sentido herido por las acusaciones "insólitas e injustas que se han hecho desde las asociaciones de fiscales".

Sin embargo, no fueron solo los fiscales los que mostraron su indignación ante el escrito sino que toda la oposición mostró su rechazo al texto. De hecho, el líder del PP, Pablo Casado, señaló que "no puede ser es que la Fiscalía General del Estado se dedique a defender al Gobierno que le ha nombrado", mientras que el presidente de Vox, Santiago Abascal, se mostró "escandalizado" por la postura de la Fiscalía.

Comenta esta noticia