25 de junio de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El último servicio "patriótico" de Javier Fernández saca de quicio a Podemos

Javier Fernández junto a Antonio Hernando, en una reunión con los diputados del PSOE.

Javier Fernández junto a Antonio Hernando, en una reunión con los diputados del PSOE.

Los planes "dinamiteros" del líder de Podemos han saltado por los aires tras un nuevo "acuerdo de Estado" alcanzado oficiosamente por el PP y el PSOE para evitar daños "sensibles".

Cuentan a ESdiario fuentes de Podemos vinculadas al errejonismo que, desde su victoriosa reelección como líder en el congreso de Vistalegre 2, Pablo Iglesias sólo tiene una obsesión: la "trama".

Quedó atrás el combate contra la "casta" una vez que en el Congreso la nueva política es igual que la vieja, y los ideólogos que rodean al secretario general se afanaron en buscar un nuevo enemigo a batir. Esa es la "trama", una oscura red que, según Iglesias y sus más próximos, integran toda suerte de poderes políticos, mediáticos, económicos, financieros e institucionales.

Y el líder de Podemos se las prometía muy felices hace apenas un mes. Creía tener el escenario adecuado, con luz y taquígrafos, para desentrañar esa oscura madeja y sacar un incomparable rédito político y mediático. El escenario es la bautizada como "Comisión de Investigación sobre la utilización partidista en el Ministerio del Interior, bajo el mandato del ministro Fernández Díaz, de los efectivos, medios y recursos del Departamento y de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado con fines políticos".

Iglesias pretende dar voz en el Parlamento a los comisarios de la "cloaca de Interior" y sus dosieres con información "altamente sensible"

Este órgano parlamentario arrancó este pasado miércoles con las comparecencias del exministro del Interior y del exjefe de la Oficina Antifraude de Cataluña, Daniel de Alfonso.

Ahora, a la vuelta de las vacaciones de Semana Santa, los grupos parlamentarios tendrán que elaborar una nueva lista de comparecientes y, lo que es fundamental, la documentación que quieren reclamar al Ministerio del Interior y a la Dirección General de la Policía.

Podemos quiere convertir las próximas semana esa comisión en un circo. Exige la comparecencia del exministro Alfredo Pérez Rubalcaba, como paso previo a llamar a varios polémicos comisarios como Eugenio Pino, Marcelino Martín Blas, José Villarejo, José Angel Fuentes Gago o Enrique García Castaño. Y pretende también citar a directores de medios de comunicación.

PSOE y PP están de acuerdo en evitar que la "comisión Fernández Díaz" se convierte en un ventilador 

Iglesias sabe a la perfección que muchos de estos superpolicías están inmersos en procesos judiciales y enfrentados entre sí en una cruenta guerra. Y que en la comisión parlamentaria no están obligados a decir verdad, como ante un juez. Pero sabe también que estos comisarios son autores de dosieres bien sensible para la seguridad del Estado. El caso Faisán, el caso Rey Emérito, el caso Pujol o el caso Nicolay son algunos de ellos.

El CNI ha trasladado en la últimas semanas su preocupación por el acceso a estos informes. Y los portavoces de PP y PSOE, Rafael Hernando y Antonio Hernando, han mantenido varias conversaciones sobre este asunto. Pero ha sido definitivo el papel del presidente de la Gestora, Javier Fernández. Fernández no quiere dar la baza a Iglesias de convertir en "ruido" asuntos muy delicados. Por eso ha sacado de quicio al líder de Podemos.

Un Iglesias que, por cierto, ha votado esta semana en contra de que el Senado investigue las finanzas del partido morado. ¿Transparencia sólo para algunas cosas y para algunos partidos?

 

Comenta esta noticia
Update CMP