27 de octubre de 2020 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La grabación sobre María José Campanario que terminaría de hundir a su suegra

María José Campanario tampoco se llevaba mejores comentarios de Bazán que su enemiga Belén Esteban.

María José Campanario tampoco se llevaba mejores comentarios de Bazán que su enemiga Belén Esteban.

Ríete tú de lo que dijo de Belén Esteban. Las dos caras de una superviviente que durante años tuvo engañado al personal han visto la luz mientras la herencia Rothlander avecina tormenta.

 

 

La matriarca de Ambiciones ha sido descubierta públicamente esta semana. Una conversación telefónica es la prueba de lo que pensaba Carmen Bazán de quien durante un tiempo compartió la
vida con su hijo Jesús Janeiro, Belén Esteban.

Fruto de aquella relación nace una niña. Durante años, gran parte de la prensa consideraba que Carmen Bazán fue una superviviente de la situación. Hablaba de la misma manera de Belén Esteban que de María José Campanario. La diferencia era de con quién se encontrase para dar una versión u otra. Carmen mutaba en función de a quien se dirigía. Ni buena ni mala. Mutaba en función de las circunstancias personales.

Belén Esteban escuchaba unas palabras de Carmen Bazán que eran halagos. Las mismas que recibía María José Campanario en tiempos y momentos coincidentes. A una le hacía creer que la otra no era la buena de la película -es decir la mala-. Actúo como una superviviente en tiempo de guerra. Estuvo posicionada en los dos bandos y de esa manera nunca sería perdedora. Pero una grabación no consciente por parte de Carmen Bazán ha descubierto que es lo que pensaba de Belén Esteban.

Ahora falta por conocer la grabación de lo que pensaba de María José Campanario. Sería una grabación muy parecida. Aquí las malas eran ellas y el único bueno era su hijo Jesús. Belén
no le ganó la partida ni a la matriarca ni a Ambiciones. Demasiado joven y con poco aguante y con muchas ganas de ser ella misma.

Campanario le ha hecho “jaque mate” a la matriarca. Las partidas se ganan o se pierden. No se queda en tablas. Y ahora la matriarca no es Carmen. Por mucho que lo intente. Campanario consiguió hacer la vida que quiso y estar al lado del hombre que amó por mucho que le pesase a la familia con la que cenaba en Nochevieja.

De la familia dos tentáculos más: Laly Bazán, la hermana que siguió la estela de su hermana Carmen, también habló de Belén Esteban como tiempo después de María José Campanario. La diferencia tan sólo la marcó con quien vivía su sobrino Jesús. Y Beatriz Trapote, la cuñada. Quien nunca coincidió con Belén. Y quien se consideró gran amiga de Campanario, pero el tiempo tendrá la última palabra.

Y del clan Ambiciones, a la saga Rothlander. La casa donde vivió la ex mujer de José Frade podría salir a la venta en los próximos meses. Es una gran finca con 3.000 metros de vivienda que han
heredado los cuatro hijos de la fallecida Adriana Rothlander. El precio podría oscilar en torno a los 15 millones de euros. Los cuatro herederos, Alejandra, Constantino, Elena y Adriana son los cuatro hijos de Rothlander.

Según ha podido saber ESdiario, de los cuatro herederos forzosos, tres de ellos no son partidarios de desprenderse de esta gran mansión en la zona de El Plantío. Elena sería una de las hijas que está dispuesta a vender. Los demás no. Quizás la posibilidad de alquilar la mansión para rodajes de películas es una de las opciones que barajan.

Comenta esta noticia