02 de diciembre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Urdangarín tarda cinco veces más que Junqueras en tener la "libertad"

Iñaki Urdangarín

Iñaki Urdangarín

El cuñado del Rey ha tenido que esperar un año y ocho meses en prisión para gozar de beneficios, mientras que Junqueras sale de la cárcel solo cuatro meses después de su sentencia.

El juez de Vigilancia Penitenciaria Número 1 de Valladolid ha decidido conceder a Iñaki Urdangarín la semilibertad amparada en el ya famoso artículo 100.2, la misma de la que goza Junqueras y el resto de miembros del procés, pero con una diferencia, el cuñado del Rey ha pasado en prisión un año y ocho meses, mientras que Junqueras solo ha necesitado cuatro para disponer de esos mismos beneficios.

Y es que, a pesar de las críticas que hablaban de favoritismo a la hora de que Urdangarín obtuviera permisos, lo cierto es que, no ha sido así. El marido de la Infanta Cristina, condenado a cinco años de prisión, ha tenido que esperar hasta ahora para que el juez le permita salir de la cárcel de Brieva, lo que muestra las diferencias con Junqueras, condenado a 13 años, pero que no ha tenido que esperar tanto para que Instituciones Penitenciarias aplicase el artículo.

 Además, el propio juez que ha relajado las condiciones de Urdangarín, ha decidido aplicar dicho precepto ante la "inacción" de Instituciones Penitenciarias, ya que "la forma de vida impuesta al penado recurrente sigue adoleciendo de elementales carencias, pues salvo las 24 horas semanales recogidas en las salidas del artículo 117 del Reglamento Penitenciario, en las 144 restantes, el recurrente sigue estando en aislamiento, lo cual desde luego no es normal en el pensamiento actual del siglo XXI".

Así, añade que "no se ha articulado por parte de la Administración medida alguna tendente a evitar la desocialización de la pena", recordando además que no es un interno considerado peligroso ni tampoco hay riesgo de fuga, de manera que Urdangarín podrá disfrutar de dos salidas de fin de semana cada mes.

Las elevadas penas no han sido obstáculo para su rápida salida de prisión

Una realidad que choca con la que viven los presos sentenciados por el procés, ya que todos ya gozan de beneficios penitenciarios que les permiten salir de prisión para trabajar, como ya hizo Junqueras en la Universidad de Vic, una situación que ha sido duramente criticada por los fiscales que ven estos permisos como "un tercer grado encubierto" y que será recurrido.

Y es que, a pesar de las elevadas penas de algunos de los presos y la gravedad de sus delitos, Junqueras suma 13 años por los delitos de sedición y malversación, no han tenido que esperar mucho tiempo para poder salir de prisión, y de gozar de beneficios.

Además, en el caso de los secesionistas fueron las juntas de tratamiento de las cárceles, dependientes de la Generalitat, las que decidieron favorecer a sus presos con estos beneficios, mientras que en el caso de Urdangarín ha tenido que ser un juez el que lo imponga, como "compensación" ante la "inacción" de Instituciones Penitenciarias. 

Comenta esta noticia
Update CMP