03 de diciembre de 2020 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El culo celulítico de la campeona mundial abochorna al "porno duro" del Atlético

Lindsay Bonn ha dado una lección a más de uno con su mensaje aplastante.

Lindsay Bonn ha dado una lección a más de uno con su mensaje aplastante.

De los creadores de "cómo es posible que Shakira mueva las caderas así y sea lista" y "cómo es posible que Barneda gane un premio literario serio" llega "no subas fotos si no eres perfecta".

 

 

Impresionante pero cierto, estos días hemos asistido a una escena más propia de la middle age que estudia mi hijo en Social que del 2020 que no para de darnos sorpresas, algunas agradables, pero ojo con las desagradables...

De los creadores de “cómo es posible que Shakira mueva así las caderas y acierte todas las respuestas de un test científico” y “como es posible que Sandra Barneda presente La Isla de las tentaciones y al mismo tiempo gane el Finalista del Planeta” con una novela seria llega... “cómo es posible que una deportista de élite suba fotos a sus redes en bikini con celulitis”...

Así es. La dos veces campeona del mundo de esquí alpino Lindsay Vonn se ha convertido en noticia estos días y no por sus logros deportivos, no, sino por dar una lección al respetable que se supone que ya no habría que dar a estas alturas.



La muchacha que ganó todo lo ganable cuando estaba en activo ahora sube fotos a sus redes como cualquier hijo de vecino haciendo las cosas que le gustan. Y a ella, pues le gusta el deporte. Y a veces, si son acuáticos, pues las fotos son en traje de baño.

Pues a más de uno y de dos le ha parecido inconcebible que Lindsay tenga celulitis o curvas, hasta el punto de que ella se ha visto obligada a dar la voz de alarma sobre este tipo de comportamientos: “Últimamente he publicado bastantes fotos en traje de baño, lo que da más miedo de lo que parece. Incluso como deportista, hay comentarios despiadados que destrozan mi cuerpo y admito que hay veces que me duelen”, argumenta para dejar claro que ni es modelo ni lo pretende: “Siempre recuerdo cómo mi cuerpo me ha ayudado a lograr cosas asombrosas en mi vida y estoy orgullosa de lo fuerte que soy. No soy talla cero y eso está bien para mí. Soy una persona normal y, a veces, me agacho, mi estómago se dobla, mi celulitis se nota en mi culo, o no lleno bien la parte de arriba de mi traje de baño”.



En un mensaje body positive que ha sido muy alabado, Vonn no solo asegura que nunca retocó sus fotos sino que está orgullosa de sus presuntos defectos: “Soy 100% natural y 100% Lindsey. Así que para cualquiera que se sienta cohibido o deprimido por su apariencia; Mantente fuerte, saludable y ámate a ti mismo sin importar lo que digan los que te odian”.

Le faltó añadir que si para subir fotos a Instagram o cualquier red social tuviéramos que lucir un cuerpo perfecto, allí no quedaba ni el tato, que se dice... Supongo que a Mark Zuckerberg and company le gustaremos con todos nuestros defectos por la cuenta que les trae... ¡entre otras cosas porque los defectuosos somos más!

En otro orden de titulares testosterónicos cuoredeportivos (que es lo nuestro) hace unos días se sentó Dani Martín en el sofá de La Resistencia de David Broncano y entre bromas y veras empezaron hablando de fútbol y terminaron hablando de porno.



Como fieles y confesos seguidores colchoneros no desaprovecharon la oportunidad de comentar las novedades en el seno del Atlético de Madrid y la llegada de Luis Suárez por “cero euros”.

Entre bromas y veras el cantante deseó en voz alta que por cero euros llegara también al Wanda un “argentino que se lleva muy bien con él”, en clara referencia a Messi. “¿Te imaginas?”, fantaseaba Broncano solo de pensarlo, “al ser Luis Suárez amigo de Messi”, se regodeaba, “porno duro, eso”, concluyó Martín: “Calla, calla Dani, no me digas eso que tengo que irme luego casa a mi casa solo”.

Comenta esta noticia
Update CMP