28 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Herrera sobre la bandera de España: "Es un detector de tontos como Iglesias"

Pablo Iglesias e Irene Montero, junto a Ábalos

Pablo Iglesias e Irene Montero, junto a Ábalos

El atuendo "republicano" de la 'Pareja Real' de Podemos delante del Rey Felipe inspira un demoledor editorial del periodista que no deja títere con cabeza.

Pablo Iglesias se presentó ante el Rey con una mascarilla supuestamente republicana para intentar mantener el tipo ante su audiencia. E Irene Montero eligió el morado de la bandera tricolor para salvar la cara. Pero lo cierto es que ambos se presentaron en el Palacio Real y celebraron la Fiesta Nacional ante el Jefe de Estado, en contra de sus discursos sostenidos durante años.

Y esa contradicción ha inspirado un celebrado editorial de Carlos Herrera, que no ha pasado por alto la oportunidad de reflejar el "postureo" de la "Pareja Real" de Podemos, con unas frases cargadas de mordacidad, humor y pólvora que no han pasado desapercibidas:

"Iglesias y Montero, no se engañen, tragaron quina, no se atrevieron a llevar sus ideas hasta el final y, tras decir de todo del Rey durante años, se pusieron firmes en su presencia. Lo otro son gestos de instituto, de chaval que pintarrajea en los retretes de la facultad y sale de allí creyéndose Garibaldi", dijo el director de Herrera en Cope.

 

Y continuó: "Con la mascarilla republicana y el vestidito partisano cubren sus vergüenzas y mentiras: son dos burgueses con un sueldo conjunto de 150.000 euros; viven en una mansión comprada todo lo lejos que han podido de Vallecas; fueron a la recepción en coche oficial con chófer; dejaron en casa a los críos con tata, canguro, jardinero y nurse. Y cuanto peor le ha ido a España con ellos al frente; mejor les ha ido a ellos con el país hundido".

El detector "de tontos"

Para continuar la demolición de vicepresidente y ministra con una hilarante "prestación" de la bandera de España hasta ahora desconocida: "La bandera de España es muchas cosas buenas. Y entre otras, un fenomenal detector de tontos: en cuanto pasa uno cerca, hace que el tonto se active y se ponga a hacer el ridículo.

Y una conclusión que hizo fortuna: "Ayer, en el Palacio Real, no paró un segundo con tanto ministro de Podemos haciéndose el antisistema pero, en realidad, contando los minutos para que él chófer les llevara a casa a descansar, que esto de disimular que eres un chico de barrio termina siendo agotador".

Comenta esta noticia