02 de julio de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

No, ni el dinero de Europa para Sánchez es tanto ni da para tapar tanto agujero

Pedro Sánchez

Pedro Sánchez

El Gobierno presume de la riada de millones que va a venir de Europa. ¿Pero es cierto o hay gato encerrado? El Polígrafo responde a las preguntas. Y nada es muy tranquilizador.

 

 

Pedro Sánchez dedicó una parte de la intervención del domingo, esos "Aló presidente" en nomenclatura de sus detractores, a glosar las excelencia del "Plan Marshall" europeo y de los beneficios que tendrá ese "rescate light" para España, dando cifras mareantes:  140.000 millones por aquí; 500.000 allá y un total de 750.000 que vienen de Bruselas y servirán para salir del atolladero.

El entusiasmo parece poco acorde con la realidad que, según las cifras oficiales, padecen muchos: casi un millón no ha cobrado de los ERTES, 120.000 empresas han cerrado sus puertas, el paro va a llegar al 20% tras un crecimiento nueve veces superior a la media europea y el PIB se va a desplomar, según las previsiones más optimistas, al menos un 10%.

¿Hay razones para la esperanza? ¿Esos fondos europeos van a ser suficientes? ¿Nos espera una riada de millones o hay gato encerrado en las cifras oficiales? Teniendo en cuenta que ahora se presume de haber creado un Ingreso Mínimo Vital que existe desde hace lustros con otros nombres, hacerse estas preguntas es de lo más razonable.

Y El Polígrafo se las ha hecho, sumergiéndose en la letra pequeña de los planes europeos conocidos hasta ahora. Que, por cierto, no están aprobados: al menos hasta finales de junio no se conocerá la decisión final, que depende además de que el Parlamento Europeo le dé el visto bueno... si los llamados "Cuatro Frugales" (Países Bajos, Austria, Suecia y Dinamarca) decaen en su actual oposición. 

El Gobierno no cuenta que la mitad de los fondos son préstamos y de la otra mitad, España pondrá también la mitad

Y esto es lo que sale tras el análisis: España aspira a 140.000 millones. De éstos, algo más de la mitad son en subvención a fondo perdido y la otra mitad son créditos que hay que devolver. Como todo lo que se pida al MEDE a partir de esa cantidad.

Pero aquí está el truco: los 75.000 a fondo perdido vendrán del presupuesto de la Unión Europea, que a su vez se nutre de las aportaciones de cada miembro. ¿Y cuánto le corresponde poner a España en ese tiempo? Pues cerca de 40.000 millones.

Es decir, Sánchez va a tener unos 37.000 millones netos. Y solo en ERTES y subida del parto, las arcas públicas han tenido un sobrecoste de 15.000 millones en dos meses. Y ya calcula un déficit anual para 2020 de 115.000 millones con una deuda muy superior al 100% del PIB.

 

La conclusión es obvia: no es tanto dinero a fondo perdido, buena parte de él habrá que devolverlo, si no llega con ello todo lo que se solicite de más también será en formato de préstamos y la diferencia entre los ingresos seguros del Estado y los gastos previstos es, simplemente, insoportable.

Más impuestos, seguro

Que esto parece el preámbulo de una subida de impuestos muy relevante es obvio. Pero que eso va a servir de poco, también: la presión fiscal normativa en España ya es muy superior a la media europea, y con menos cotizantes confiar en sobrecargas fiscales para equilibrar el presupuesto es una locura.

Por mucho que, algunos, confundan la recaudación fiscal con arreglo al PIB con la presión fiscal: la primera es más baja que en la UE, por hay menos cotizantes y más economía sumergida; pero la segunda es significativamente superior porque los que pagan son pocos pero pagan mucho.

Comenta esta noticia