18 de enero de 2021
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Iglesias falta del debate de su reprobación para no tragar "jarabe democrático"

Pablo Iglesias, este miércoles en la sesión de control al Gobieno en el Congreso.

Pablo Iglesias, este miércoles en la sesión de control al Gobieno en el Congreso.

El vicepresidente planta al Congreso durante la moción presentada por el PP y que adelantó en ESdiario su portavoz Cuca Gamarra. ERC, Junts, PNV y Bildu salen en su rescate.

La mayoría Frankenstein ha salido este miércoles al rescate de Pablo Iglesias ante la primera petición de reprobación contra él. La había formulado el PP -la adelantó en una entrevista en ESdiario su portavoz, Cuca Gamarra- y estaba justificada en los ataques del vicepresidente segundo al Rey y a los jueces.

Pero han sido los principales enemigos del Jefe del Estado -Esquerra, Junts, PNV y Bildu-los que han auxiliado al número tres del Gobierno de Pedro Sánchez en un debate bronco de nuevo y del que Iglesias se ha ausentado plantando a la oposición.

Los populares han defendido la reprobación de Iglesias como "primer instigador" de los ataques a la Corona y ha pedido que se le censure por "no defender la democracia". El texto será sometido a votación este jueves, pero este miércoles sólo han avanzado su apoyo el PP, Vox, Ciudadanos, UPN y Foro Asturias.

El secretario general del Grupo Parlamentario Popular, Guillermo Mariscal, ha defendido que el vicepresidente debe ser reprobado y el ministro Alberto Garzón cesado no por ser "comunistas"  sino por "no defender la democracia, atacar la Constitución desde el Consejo de Ministros y ser cómplices de la campaña de acoso a los jueces que les investigan".

Tras reprochar a ambos que no hayan tenido el "coraje" de asistir al debate, les ha acusado de "querer llevar a España a la peor versión de sí misma" y ha apelado a la bancada socialista para que "presten servicio a la democracia" apoyando la moción contra dos "revolucionarios de salón" que ahora están en el Consejo de Ministros dirigiendo un "embate rupturista contra las instituciones del Estado".

Por su parte, desde Vox, su diputado José María Sánchez ha definido al Gobierno como "desleal a España y al jefe del Estado" y a Iglesias como un "bolchevique irredento y confeso" que ha "promovido acciones de lesa patria" al "estimular" desde el Gobierno "acciones contra la Corona".

En nombre de Ciudadanos, Edmundo Bal ha coincidido con Mariscal en reprochar a Iglesias y Garzón que hayan incumplido su promesa de ejercer sus funciones de ministros con "lealtad la Rey".

Los elogios de Bildu a Iglesias

En auxilio de Iglesias han salido sus socios periféricosOskar Matute, de Bildu, ha llegado a elogiar a Iglesias por atreverse "a mantener bien alta la dignidad republicana".

Como un "teatro" ha definido la iniciativa del PP la diputada de Junts Miriam Nogueras, mientras que desde ERC, Marta Rosique ha lamentado que los de Pablo Casado se "dejen llevar por la extrema derecha de Vox" y aboguen por "eliminar a los que piensan como ellos en vez de dialogar con ellos".

Y el PNV ha recomendado al PP que deje de "mirar por el retrovisor" a Vox con iniciativas que rezuman "amargura política y mucha bilis".

Comenta esta noticia
Update CMP