21 de abril de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Sale a la luz la última y sorprendente donación de Amancio Ortega a una aldea

Conocida es la filantropía y la discreción del empresario y multimillonario, pero su último gesto solidario ha asombrado por igual a propios y extraños.

El nombre de Amancio Ortega sigue vinculado en estos días a la boda de su hija Marta con Carlos Torretta, ocupando aún titulares y portadas. Sin embargo el fundador del imperio Inditex continúa fiel a su costumbre de ocupar un segundo plano, permitiendo que sea su hija pequeña la que ocupe ese lugar. Tal es la discreción de la que hace alarde que ni siquiera muchas de las millonarias donaciones que hace salen a la luz pública. Aunque la última sí que se ha conocido.

 

Aunque siempre se menciona su procedencia gallega, lo cierto es que esas no son sus raíces. Amancio Ortega nació en realidad en Busdongo, un pueblo de León, en el que vivió los tres primeros meses de su vida antes de que su familia se trasladara a Tolosa, Guipúzcoa. Fue cuando Ortega tenía 12 años cuando finalmente toda la familia se mudó a Galicia.

Sin embargo, el empresario nunca se olvidó de su pueblo natal, y cuando tocaron a su puerta pidiendo ayuda no dudó en tender su mano, además de un buen cheque.

El quitanieves

Óscar Gutiérrez, exalcalde de Villamanín, localidad en la que se ubica el pueblo de Busdongo, ha desvelado al portal Leonoticias que Ortega realizó una donación de 80.000 euros para que el pueblo pudiera comprar un nuevo quitanieves. "No sé cómo me enteré de que Amancio Ortega había nacido aquí, quizás lo vi mirando unos archivos en el Ayuntamiento", asegura el concejal del PP que confiesa: "Se me ocurrió ir a Arteixo a plantearle las necesidades que teníamos en el municipio. No pude reunirme con él porque estaba haciendo el camino de Santiago, pero me recibió Óscar Ortega".

 

"Le propusimos –prosigue el edil- que nos ayudaran a crear un museo del ferrocarril en Arbás y una residencia de ancianos, pero finalmente le comentamos que necesitábamos un camión quitanieves, porque aquí nieva mucho y el que teníamos ya estaba muy viejo, tenía por lo menos 30 años, y accedieron a comprárnoslo. Les enviamos el presupuesto que costó adquirirlo, 80.000 euros, y nos dieron el dinero enseguida", recuerda el exalcalde.

"En ese momento no lo difundí públicamente porque me pidieron que lo mantuviéramos en la discreción", confesa Gutiérrez, que asegura que se ha decidido ahora a hacerlo público porque "se conoce que la Fundación ha dado dinero a los hospitales y creo que era positivo contar esto también".

Una nueva donación que pone de manifiesto el lado más sensible, humilde y generoso del empresario.

 

Comenta esta noticia
Update CMP