21 de agosto de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Ligas de mierda

Aficionados en la grada del pabellón sin prestar atención a lo que ocurre en la pista.

Aficionados en la grada del pabellón sin prestar atención a lo que ocurre en la pista.

34, 38, 42 jornadas, ¿para qué? ¿Por qué engañar durante tantos meses al aficionado para un mes o, con suerte, dos de emoción? Yo creo que ya está bien de que nos tomen por tontos.

En el baloncesto de los pies, también llamado fútbol, les puede valer, porque al garrulete de bocata, bota de vino y transistor lo mismo le da treinta que cincuenta partidos, solo quiere salir de casa para huir de su miserable vida por un par de horas a la semana; o cuatro, si su equipo está en Europa. Hemos podido ver como el Real Madrid se arrastraba durante meses y meses para, al final, previa inmolación del Barcelona, llegar con vida a los últimos momentos de la liga y engañar a tres o cuatro fieles más que se volverán a pedir dimisiones en bloque cuando vean que el Granada no consigue ni acercarse a la portería; y alcanzar la final de la Champions sin hacer un mísero buen partido completo en todo el año.

Por todos es sabido que soy un gran defensor del baloncesto como espectáculo por encima de la pamplinada del fútbol, pero también tengo cera para ellos/nosotros. La ACB es un bodrio insufrible, y la gente, que no es tan tonta como en el fútbol, lo nota y así pasa, que los partidos los ven, a menudo, ya más gente en los pabellones que en las televisiones. Tenemos, eso sí, una Euroliga, que mola un poco más, donde te tienes que jugar las castañas unas cuantas veces para llegar hasta la Final 4 que, por cierto y por si no lo sabéis, es este fin de semana, y lógicamente los equipos que no han rendido al más absoluto máximo nivel es técnicamente imposible que tengan opciones de ganarla.

Es por ello que apuesto firmemente por crear una potente superliga europea y cargarnos sin piedad las ligas domésticas. Sé que supondría la muerte para la mayoría de equipos. ¿Y qué? Es que acaso estos seguidores acérrimos del Club Baloncesto Villanueva del Trabuco no matan ya sus penas trasnochando para ver un partido de mierda de la NBA (otra liga que tal baila, pero eso ya para otro día). ¿No seremos capaces de convencerlos para que sigan animando con devoción al equipo de su pueblo/provincia en una ligucha nacional mientras admiran a uno de los equipos que tanto van a molar de esta superliga europea? ¡Si ya lo hacen!

Conclusión: superliga europea, nos cargamos la ACB, mantenemos la Copa, que es una competición que mola, y además es el único fin de semana donde los aficionados del baloncesto tenemos opciones de pillar, qué cojones.

Comenta esta noticia
Update CMP