18 de enero de 2021 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Rafa Mora y Kiko Matamoros echan más leña al fuego entre Kiko e Isabel Pantoja

Kiko Rivera e Isabel Pantoja, en los buenos tiempos

Kiko Rivera e Isabel Pantoja, en los buenos tiempos

El culebrón sobre la herencia de Cantora crece en intensidad con dos nuevos testimonios que dejan en evidencia más secretos en una guerra entre sangre de la misma sangre.

La herencia envenenada de Cantora desatada y a cada sorpresa le sucede otra, con más y más protagonistas añadiendo fuego a un incendio al que no se le adivinan límites. A los Kiko Rivera, Isabel Pantoja, Irene Rosales y compañía se le suman ahora otros dos pesos pesados del cuadrilátero del corazón: Rafa Mora y Kiko Matamoros, protagonistas de un Sábado Deluxe que hizo su agosto en noviembre.

Empezando por el primero, amigo íntimo de Kiko, salió en su defensa cerrada ante quienes creen -no son muchos, la verdad-que un hijo no le hace eso a su madre, por muy dolido que se sienta con las supuestas tretas para no darle parte de su herencia ni a él ni a sus hermanos, Fran y Cayetano, hijos del mismo padre, el torero Paquirri.

 "Se ha sentido engañado, está destrozado pero no quiere que su madre tengan ningún problema legal con la justicia porque, al final, es su madre", dijo ante la incredulidad de María Patiño, no demasiado convencida de que el DJ sufriera tanto y, a la vez, fuera capaz de soltar todo lo que le soltó el viernes a Jorge Javier Vázquez en el explosivo especial de Cantora en Telecinco.

 

Y ahí fue donde Rafa Mora aprovechó para revelar el penúltimo secreto de un culebrón que promete nuevos episodios: Kiko Rivera acudió a televisión como último recurso, dijo, tras intentar recibir "explicaciones" personales de su madre. Pero no lo logró y decidió actuar.

Lo de Matamoros

Con la Pantoja hundida y estudiando incluso acciones legales, otro testimonio terminó de impactarle en su línea de flotación. Nada menos que Kiko Matamoros, quien prescindió de lecturas sentimentales y fue al grano legal de lo que puede pasarle a la tonadillera si, como dijo Kiko, se vino a inventar un robo en Cantora para no darles los objetos personales de Paquirri a Fran y Cayetano.

Según su propia confirmación, todo ese material estaba guardado y escondido en una habitación cerrada a cal y canto en la célebre mansión, y él mismo pudo comprobarlo directamente en un descuido, se supone, de la cantante.

"Un delito de desobediencia a una autoridad judicial, una denuncia falsa y una apropiación indebida", sentenció Matamoros sin piedad, antes de dejar un letal pronóstico para la artista: "Estamos hablando de años de cárcel de una señora que ya ha pasado por la cárcel y tiene sus antecedentes penales".

Comenta esta noticia
Update CMP