26 de agosto de 2019 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La explosiva Emilia Clark pone fin a Juego de Tronos con una duda pendiente

¿Matará Arya a una Daenerys sumida en una locura de sangre? La respuesta, la próxima madrugada en la serie que ha convertido en mito a la actriz platino.

A buen seguro, muchos serán los que en la madrugada del domingo al lunes decidan retrasar la hora de acostarse o adelantar la de levantarse. Porque llega a su final definitivo, a la espera de que se cumplan los rumores de precuelas y secuelas, 'Juego de Tronos', una producción que cuenta con una legión de adeptos y una de las divas del momento, la actriz Emilia Clark en un personaje central.

De hecho, según un estudio realizado por Toluna, las vicisitudes de Los Siete Reinos es considerada por el 51% de los españoles como la mejor serie de la historia y casi un 62% es seguidor de esta ficción televisiva basada en los libros de George R. R. Martin.

ATENCIÓN: Si no has visto el capítulo 5 de esta octava y definitiva temporada de Juego de Tronos, no continúes leyendo, podrías atragantarte con más de un spoiler.

 

 

El penúltimo capítulo acabó con un clima de devastación física y moral, tras la masacre perpetrada por una enloquecida Daenerys Targaryen, que decidió someter a una pesadilla de sangre, fuego y muerte a los habitantes de Desembarco del Rey, cuando las campanas de la rendición ya habían sonado y una desmoralizada Cersei Lannister estaba emprendiendo la huida para no perecer a manos de la madre de dragones, cuya ira desatada le llevó, a lomos del furibundo Drogon, a acabar con la vida de miles de inocentes.

Amén de la población civil y de los soldados del ejército de los Stark, las bajas en este quinto episodio fueron impactantes: Varys (antes de la batalla de Desembarco del Rey) fue reducido a cenizas por orden de Daenerys por difundir que Jon Snow es en realidad un Targaryen y, por lo tanto, un firme candidato a sentarse en el trono de hierro; el malvado Euron Greyjoy, que tras salvarse de la destrucción de su flota a manos del dragón, cayó herido de muerte tras un brutal combate con Jaimie Lannister.

De muerto en muerto

Este último también perdió la vida al final del capítulo, firmemente abrazado a su hermana y amante Cersei; y también hizo levantarse del asiento a muchos el esperado reencuentro de El Perro y su hermano La Montaña, al que pudimos ver por primera vez el rostro después de ocho temporadas -¿no le recordó a nadie la escena de El Retorno del Jedi, cuando un derrotado Darth Vader muestra su infernal rostro a su hijo Luke?-, que acabó con la muerte de ambos saltando a un abismo de escombros y fuego.

 

¿Qué podemos esperar en el final de Juego de Tronos? La clave puede estar en Arya, que tras salvarse de la destrucción de Desembarco del Rey y escapar a lomos de un corcel blanco parece haber apuntado en su lista de la venganza a Daenerys Targaryen.

Recordemos la profecía que la Bruja Roja, Melisandre, le contó en dos ocasiones a la hija menor de los Stark: "Veo una oscuridad en ti. Y en esa oscuridad, unos ojos que me miran fijamente. Ojos marrones, ojos azules, ojos verdes. Ojos que cerrarás para siempre”. Los marrones hacen referencia a Walder Frey, el perpetrador de la Boda Roja; los azules, al Rey de la Noche; ¿Y los verdes? Bueno, tal es el tono de la mirada de la madre de dragones.

Muera o no a manos de Arya, el futuro de Daenerys como monarca absoluta de Los Siete Reinos no parece muy halagüeño, porque sus aliados, especialmente Jon Snow y Tyrion Lannister, han visto su verdadera e infernal cara y ya no parecen tan partidarios de su reinado.

Tal vez, incluso, el futuro de los Siete Reinos quede en manos de la única que vio claramente venir a Daenerys: Sansa Stark, la gran señora de Invernalia.

¿La solución? La próxima madrugada.




Comenta esta noticia
Update CMP