18 de agosto de 2019 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Peligra la colaboración de María Lapiedra en Sálvame por su voracidad económica

María Lapiedra, ¿amor o dinero?

María Lapiedra, ¿amor o dinero?

La ex pornostar está feliz. Vive su mejor momento, el que siempre había deseado. Es protagonista de un culebrón amoroso por derecho propio. Pero todo podría venirse abajo por un traspiés.

María Lapiedra tiene claro que el dinero es lo primero. De hecho, muchos se preguntan si el interés económico prima sobre el amor que proclama por Gustavo González. Lo cierto es que ella aprovecha cualquier ocasión para rentabilizar el triángulo amoroso que protagoniza al alimón con el fotógrafo y su marido. El asunto empieza a cansar a la audiencia, que muestra su hartazgo en términos de share.

Tal como anunciamos en exclusiva esta semana en Esdiario, María ocupa la portada de Lecturas con el siguiente titular: “Mi madre se fue y me abandonó”. Además de revelar este hecho, que asegura la ha traumatizado, aprovecha para presentar a sus hijas, Martina y Carlota. El reportaje se ha realizado en el chalet que la ex pornostar y su marido tienen alquilado en La Cerdanya. Fue ahí donde la pareja recibió el 2018. Según Marc, lo celebraron intimando. Ella, por supuesto, lo desmiente, y  el polígrafo le da la razón.

 

En Sálvame están que trinan con María y esta tercera exclusiva, lleva tres en lo que va de año, que pone en peligro su colaboración en el programa. Añade más leña al fuego el hecho de que el sábado pasado estuviera en el Deluxe junto a Gustavo en la que fue su primera vez juntos en un plató. En estos casos, las productoras ponen una cláusula en el contrato donde especifican que el invitado no puede hacer entrevistas durante un tiempo. El periodo va entre una y dos semanas, según los casos.

También se da la circunstancia de que tanto en Sálvame como en el Deluxe quisieron que María revelara esa vivencia que la perturba y se negó alegando que eso era algo de lo que no iba hablar. Así las cosas, en la productora de ambos programas están que trinan ante el comportamiento de la ex pornostar.  Sienten que les ha tomado el pelo al dar a Lecturas lo que a ellos les negó.

La cláusula que ha incumplido María lleva una penalización. Podría no percibir el caché apalabrado por su intervención. Aunque la cosa puede ser peor si deciden prescindir de ella en Sálvame. En realidad, tenerla un día a la semana de poco sirve si lo importante de sus circunstancias lo cuenta en una revista. La ex pornostar no ha calculado bien, quizás se ha creído impune ante el interés que su historia despierta, y se ha pasado de lista. Sea como fuere, el caso es que su voracidad económica hace que su colaboración en el magazine de las tardes de Telecinco sea más incierta que nunca.

 

Comenta esta noticia
Update CMP