Municipalismo como refugio

Los Ayuntamiento deben tener más autonomía, pero también deben evitar los partidos que los componen caer en el juego de la polarización ideológica



No podemos negarlo, la mayoría de la sociedad está aburrida del partidismo, que no de la política. Aunque a veces lo expresemos así. Que la política da asco o que son todos iguales lo hemos escuchado una y otra vez, y a veces hasta nos lo hemos llegado a creer.

Si hay, en mi opinión, una ventana de esperanza para las personas que se dedican a la res pública y parara recuperar la confianza de la ciudadanía en el noble arte de la política esa es la trinchera municipal.

En los ayuntamientos es donde, cada día, se baten el cobre centenares de hombre y mujeres honrados que no pretenden otra cosa más que mejorar la vida de sus convecinos, a menudo sin cobrar nada.

Es el municipalismo. Basta con echar un ojo a nuestro entorno más cercano. Seguro que quién tenga un mínimo de información política podrá nombrar a varios alcaldes y alcaldesas de distintos colores que se desviven por sus pueblos y ciudades.

No podemos olvidarlos, pues son quienes están al pie del cañón cuando hay una persona que tiene un problema, cuando el parque está sucio o cuando no nos ha gustado la reforma de la plaza a de abajo.

Dignificar la política local es dignificar la política. Y aquí también tienen mucho que decir los partidos. Evitar que los plenos de los ayuntamientos se conviertan en miniparlamentos en los que se debate de cuestiones sobre las que éstos no tienen competencia ayudaría mucho.

Por ejemplo, de nada sirve que el pleno de un ayuntamiento se pronuncie sobre la caza, la situación en Cataluña o sobre las guerras olvidadas de África. Esos son temas importantísimos pero que quedan reservados a otras instancias superiores.

Los Ayuntamiento deben tener más autonomía, pero también deben evitar los partidos que los componen caer en el juego de la polarización ideológica sólo por el hecho de tener agotadas las ideas o por no ser capaces de articular un discurso municipal alejado de las discusiones partidistas de Les Corts o del Congreso.

Y ahora, a escasas semanas de las elecciones municipales, es un sano ejercicio el intentar recordar, releer e informarse sobre qué han hecho y qué han dejado de hacer los políticos que gobiernan en su municipio.

Es momento también de ver qué han hecho los partidos de la oposición, si es que han hecho algo, y comparar. Quizás se sorprenda, pues al fin y al cabo lo local es lo local, que no es poca cosa. Compare, contraste, quítese la venda ideológica y luego elija en libertad y con información.

Comenta esta noticia
Update CMP