13 de diciembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Mas desaira al fiscal y endosa la responsabilidad del 9N a... los voluntarios

Artur Mas, durante su declaración ante el Tribunal Superior de Cataluña.

Artur Mas, durante su declaración ante el Tribunal Superior de Cataluña.

Dos horas y media ha durado la primera jornada del juicio contra el expresidente de la Generalitat y dos de sus consejeras. Ahora se lavan las manos y niegan haber organizado la consulta.

Artur Mas escurre el bulto y se lava las manos. El expresidente de la Generalitat ha asegurado que los 42.000 voluntarios que participaron en la consulta sobre la independencia de Cataluña el 9 de noviembre de 2014 "fueron elemento y pieza clave imprescindible de la organización del 9N" y sin ellos hubiera sido materialmente imposible, en sus palabras.

Mas ha explicado en el juicio que, después de que el Tribunal Constitucional suspendiera el 29 de septiembre varios preceptos de la Ley autonómica de consultas y la convocatoria de la consulta popular, hubo un cambio de formato en el que la administración "ya no tenía capacidad por ella misma de llevar a cabo el proceso participativo".

Según ha dicho, sobre todo querían hacer "algo serio y que se entendiera en todo el mundo", y que, ante un proceso de alta complejidad organizativa y logística, o se apuntaba mucha gente o no se hubiera podido llevar a cabo.

Así, ha dicho que en ningún caso se hubiera podido llevar a cabo la consulta "sin la participación de los 42.000 voluntarios", y ha recordado que, en un principio, cuando pidió la participación de voluntarios para organizar la consulta, dijo que necesitaban 20.000.

Sobre la organización de la consulta, ha explicado que tenían un gran compromiso para hacerla porque era la voluntad "de una buena parte del pueblo de Cataluña", por lo que siguieron sin renunciar a su objetivo y cambiando el formato que el TC había puesto en cuestión.

La Fiscalía piensa, en cambio, que Mas articuló "una estrategia de desafío completo y efectivo a la suspensión acordada por el TC", generando la apariencia de que las actuaciones administrativas públicas se paralizaban y el proceso quedaba en manos de voluntarios, según consta en su escrito de acusación.

Todo ello a preguntas de su abogado ya que el expresidente se ha negado este lunes a contestar las preguntas de la Fiscalía y de la acusación popular en su declaración como investigado en el juicio por supuesta desobediencia y prevaricación en la organización de la consulta sobre la independencia del 9 de noviembre de 2014.

Al preguntarle el ponente del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) qué preguntas accede a contestar, Mas ha dicho que no responderá "ninguna" de la Fiscalía ni de la acusación popular, sino de su defensa y de las defensas de las exconsejeras Joana Ortega e Irene Rigau, que se sientan junto a él en el banquillo.

Mas ha contestado a las preguntas de su abogado, Xavier Melero, ante las que ha afirmado que la "iniciativa a política" de organizar la consulta sobre la independencia del 9N fue de él.

Siguiendo la misma estrategia de defensa que Mas la que fuera su número dos en el gobierno, Joana Ortega, ha defendido que, cuando el TC suspendió la consulta sobre la independencia, su departamento había finalizado su labor y se dejó en manos de los voluntarios: "Ellos fueron el alma y quienes lo hicieron posible".

Ortega también se ha negado a contestar tanto a las cuestiones de la Fiscalía como de la acusación particular, y, a preguntas de su abogado, ha dicho que "ya estaba todo listo" cuando llegó la suspensión el 4 de noviembre de 2014, cinco días antes de las votaciones.

La primera jornada del juicio ha durado casi dos horas y media. La vista ha empezado a las 9.50 -debía empezar a las 9-y ha acabado a las 12.10, cuando el magistrado Jesús María Barrientos ha dado por finalizada la vista haciendo sonar la campanilla.

Mas, Rigau y Ortega han abandonado el TSJC mientras en el exterior sus simpatizantes entonaban el himno de El Segadors. Minutos antes, esos simpatizares habían abucheado el izado de la bandera de España en la fachada del tribunal.

Rebajan la asistencia a la marcha

Finalmente, el Observatorio Electoral de Cataluña de Societad Civil Catalana ha cifrado en 16.300 el número de asistentes que han acompañado a los enjuiciados.

El cálculo realizado por esta organización rebaja de manera considerable el número de asistentes que había comunicado la Guardia Urbana del Ayuntamiento de Barcelona, que había estimado unos 40.000 participantes.

 

Comenta esta noticia
Update CMP