18 de agosto de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Rebelión entre empresarios y autónomos por la subida del SMI pactada sin ellos

La patronal CEOE advierte en un documento interno de que es una medida de doble filo, puesto que fomentará la contratación temporal y la economía sumergida. En ATA tampoco gusta.

El Instituto de Estudios Económicos, el think tank de la patronal CEOE, recuerda en un escrito al que ha tenido acceso ESdiario que el Gobierno puede establecer por ley un salario mínimos pero son las empresas las que determinan el número de personas que tendrán empleo a ese nivel salarial, así como la duración de la jornada o modalidad de contratación temporal o indefinida.

Según el Instituto, presidido por José Luis Feito y que ostenta también una de las vicepresidencias de la CEOE, advierte de que la subida anunciada por el Gobierno (164 euros en un año para llegar a los 900) previo pacto con Unidos Podemos "ralentizará la creación de empleo a tiempo completo, fomentará la contratación temporal y la economía sumergida y elevará el paro estructural de los jóvenes y de los trabajadores menos cualificados".

En otras palabras, el IEE alerta de que aquellas personas cuya productividad no alcance los 900 euros tendrán un riesgo elevado de perder su empleo o de permanecer en el paro, pues a las compañías no les saldrá a cuenta ofrecer un SMI elevado a quienes no rendirán por esta cuantía.

 

Además, la subida hasta los 900 euros mensuales en 2019 constituye un incremento del 22,3% frente al actual, lo que supone de largo, la mayor subida experimentada en toda la etapa democrática.

El equipo de Feito anuncia que subiendo el salario mínimo no se consigue mejorar la calidad del empleo, sino simplemente mantener en el paro a muchos trabajadores que podrían encontrar empleo en ausencia de dicha medida.

El nivel de los salarios reales de una sociedad solo puede crecer cuando la calidad de su capital humano y su stock de capital físico crecen proporcionalmente más que su población activa y cuando la aplicación de los avances tecnológicos u otras mejoras de la eficiencia en la asignación de recursos aumenta la productividad total de sus factores productivos.

Cualquier aparente atajo que se siga fuera de esas vías, y en España desafortunadamente hemos seguido muchos, termina antes o después en más desempleo, con la consiguiente descapitalización de los trabajadores afectados y, en última instancia, en menores avances delos salarios reales de los que se conseguirían acoplando la remuneración de los trabajadores a sus niveles de productividad en cada momento.

A los autónomos tampoco les ha gustado la medida, puesto que consideran que serán los grandes perjudicados. Así lo ha explicado el presidente de la Asociación de Trabajadores Autónomos, Lorenzo Amor, en Twitter:

Comenta esta noticia
Update CMP