30 de noviembre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

5 rincones de Valencia ciudad que no suelen visitar los turistas

Cada uno tiene su historia y un encanto peculiar aunque no suelen ser los lugares más frecuentados por los turistas

Valencia, sin desmerecerlos en absoluto, es mucho más que la Ciudad de las Ciencias, el Miguelete o las torres de Serrano. Su legado árabe, medieval, judío y fenicio, junto al avance que ha experimentado en innovación y su clima hacen de ella una ciudad tremendamente atractiva de ahí que sean muchos los turistas extranjeros y nacionales que la visitan cada año, pero hay rincones que si no te los indican pasan desapercibidos o no figuran en las rutas clásicas, por eso, aunque hayas estado un montón de veces es posible que todavía no conozcas alguno de ellos.

 

Casa Judía

Situada en la calle Castellón número 20, este curioso y original edificio data del año 1930 y fue diseñado por el arquitecto Joan Guardiola para un judío de nombre José Salom. Curiosamente, su estilo es art dèco mezclado con elementos más propios de la cultura oriental, india y árabe que de la hebrea aunque la estrella de David que se puede ver en el dintel de la casa, junto con la procedencia de su primer dueño, la hagan merecedora del nombre de Casa Judía. Su colorido, su geometría y los elementos ornamentales de la fachada la hacen verdaderamente peculiar. 

 

La casa de los gatos

Si te acercas con niños hasta el número 9 de la calle Museo, situada en el barrio del Carmen, se van a quedar encantados al descubrir esta miniatura, que en realidad es una gatera por la que los mininos de la zona acceden a un solar vacío, a la que no le falta ni un detalle: desde su balcón y su fuente hasta una placa que hace referencia a una antigua leyenda sobre los gatos, pasando por el escudo que corona la puerta,  sus escaleritas de entrada y un macetero que hace las veces de jardín. Esta curiosidad es obra del artesano ceramista Alfonso Yuste Navarro que tuvo esta original idea en 2003.

 

Cementerio medieval de la Iglesia de San Juan del Hospital

Este templo construido en el S. XIII y en el que se pueden apreciar elementos del románico, gótico valenciano y barroco, ya es de por sí una visita muy recomendable, pero además en su patio sur encontramos el único cementerio medieval urbano con sus  criptas y estelas funerarias de la época de su fundación junto con restos de cruces rojas de los cruzados que aparecen marcadas en los sillares. Tanto la iglesia como el cementerio están en la calle Trinquete de Caballeros, 5

 

Los baños del Almirante

No es difícil encontrarlos porque están en el número 3 de la calle que lleva ese mismo nombre: Baños del Almirante, pero hay que saber que están para disfrutarlos. Datan de principios del siglo XIV y aunque tanto su arquitectura como su uso son totalmente mudéjares, fueron construidos por un cristiano de nombre Pere de Vilarasa bajo el reinado del rey Jaime II. A pesar de su interés histórico, durante la década de los años 60 del S.XX, estos baños que contienen todos los elementos propios del hammam árabe,  albergaron un gimnasio de uso público, y no fue declarado Bien de Interés Cultural  hasta el año 1993.  En la actualidad se puede ver con visitas guiadas.

 

Cripta Arqueológica  de la cárcel de San Vicente Mártir

Otra de nuestras recomendaciones es visitar esta espectacular cripta descubierta en el año 1989 en el transcurso de unas obras de derribo del antiguo edificio que albergaba la cárcel.  En ella se puede contemplar una capilla visigoda probablemente del S.VI,  en un estado de conservación admirable que en su día fue erigida para albergar los restos de un obispo cuya tumba aún sigue ahí. Ademas alberga numerosas piezas tanto de origen romano como islámico. Su dirección es Plaza del Arzobispo 1 

 

 

Comenta esta noticia
Update CMP