Los Reyes reciben el cariño masivo de los benidormenses

Don Felipe de Borbón y Doña Letizia Ortiz visitan la capital turística arropados por los aplausos de miles de ciudadanos y se reúnen con empresarios y sindicatos.

Sus Majestades los Reyes de España han podido comprobar de primera mano que Benidorm les adora. Su visita a la ciudad ha sido un baño de multitudes y aplausos, pese a que esta no es la mejor temporada ni la localidad cuenta con el número de turistas que tendría cualquier otro año.

Ello, sin embargo, no ha sido óbice para que los benidormenses hayan agradecido con aplausos y ‘vivas’ la presencia de los reyes nada más llegar a su reunión con empresarios y sindicatos, y después en el paseo por la playa de Levante.

Don Felipe y Doña Letizia, dentro de su gira institucional de impulso y apoyo al turismo, han aterrizado en Benidorm pasadas las once de la mañana en el helicóptero que les ha dejado en el parque comarcal de Bomberos. Desde allí se han dirigido al hotel Belroy en el que estaba previsto un encuentro con miembros de la patronal valenciana CEV y representantes sindicales. Una hora antes de la llegada, en los alrededores del hotel eran numerosos los curiosos que no querían perder detalle ante el tremendo dispositivo de seguridad desplegado.

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, y el ministro Pedro Duque han recibido a Sus Majestades cuando han llegado al establecimiento y ya en el interior del hotel ha tenido lugar la reunión, que se ha prolongado por espacio de una hora, en la que la pareja real se ha interesado por la situación actual del sector turístico y por el diálogo social.

Helado de turrón sin azúcar

Posteriormente, a las 12,30 horas Don Felipe y Doña Letizia han comenzado un breve paseo por la playa de Levante, muy cercana al hotel de la reunión. El trayecto, de apenas 200 metros, ha servido para que los benidormense expresasen sus muestras de afecto con muchos aplausos y presencia de banderas españolas. Lo cierto es que no se ha escuchado ningún grito contra la monarquía ni tampoco se ha vislumbrado alguna señal de protesta en forma de bandera republicana.

 

Los reyes han estado acompañados este trayecto por el presidente regional y el ministro, así como por el alcalde de Benidorm, Toni Pérez, y otras autoridades locales y provinciale comoeltitular de la diputación Carlos Mazón. Se han detenido en varias ocasiones para saludar a los bañistas y ciudadanos que les esperaban en el paseo marítimo y a otros muchos que se encontraban en los balcones de los edificios pegados al mar. Unos metros más adelante ambos se han parado en una conocida heladería en donde el rey Felipe ha saboreado un helado de turrón sin azúcar. La reina, sin embargo, ha optado por no pedir nada.

Antes de concluir la visita, los monarcas han tenido un detalle con algunos controladores de playas recientemente contratados por la Generalitat, con quienes han estado charlando durante algunos minutos. Y la estancia no ha dado para más. La agenda se había cumplido y los reyes han regresado al lugar de llegada en donde el helicóptero les ha trasladado a Valencia para asistir por la tarde a la entrega de los Premios Nacionales de Innovación y Diseño 2019.

Comenta esta noticia