Sanidad instala webcams en los ‘obsoletos’ ordenadores para las interconsultas

Los ordenadores de los médicos de familia tienen más de diez años y solo 2 Gigas de memoria RAM / FOTO: redaccionmedica.com

Los ordenadores de los médicos de familia tienen más de diez años y solo 2 Gigas de memoria RAM / FOTO: redaccionmedica.com

Los equipos informáticos que utilizan los facultativos tienen más de diez años, menos memoria que un móvil y se bloquean a menudo con las gestiones

Las intenciones de la Consellería de Sanidad chocan con la realidad. Acaban de instalar en los centros de salud de Alicante una webcam en cada ordenador de los profesionales médicos, con el objetivo de implantar interconsultas con especialidades y agilizar la atención. La medida podría estar abocada al fracaso, porque los equipos informáticos no soportarán esa tecnología y generarán retrasos y malestar en las comunicaciones.

Los ordenadores de los consultorios alicantinos fueron adquiridos con el Plan E -Plan Español para el Estímulo de la Economía y el Empleo- impulsado por el gobierno de Zapatero en 2008. Los PCs de los facultativos tienen 2 Gigas de memoria RAM, menos que cualquier dispositivo móvil de los que lleva un adolescente en el bolsillo. En doce años la tecnología ha avanzado a pasos agigantados, y los equipos de entonces ya no soportan las aplicaciones de hoy.

Los ordenadores de los médicos de atención primaria llevan tiempo ‘pidiendo un relevo a gritos’. Se cuelgan constantemente y se tarda una eternidad en acceder al sistema para visualizar radiografías, analíticas o historiales colgados en la nube de la Consellería de Sanidad.

Otra vez falta de medios

La iniciativa ha sido bien recibida por profesionales médicos y por pacientes. Los facultativos defienden que esta debería ser una práctica habitual en la atención primaria y su relación con las especialidades –también cuando pase la pandemia-, pero reclaman que las iniciativas vayan acompañadas de medios para poderlas poner en práctica.

El principal motivo de las interconsulta es la necesidad de mantener un seguimiento al tratamiento entre el especialista y el médico de familia. Traumatología, ginecología, Oftalmología, Dermatología, Cardiología, Digestivo, Neurología o Psicología son algunas de las especialidades más comunes, que podrían agilizar su terapia.

Desde el inicio de la pandemia, la atención a pacientes por parte de los especialistas se hace 50% presencial -las más graves- y 50% telefónica. Con la mera conversación el profesional médico no puede tratar con eficacia a un paciente con trastornos psicológicos, ni profundizar en la terapia de otras dolencias específicas, lo que ha generado un considerable empeoramiento de los pacientes y un retroceso en muchos tratamientos.

Las interconsultas con los especialistas deben ser solicitadas por el médico de familia, a quien se le remitirá el informe de la televisita para que se ocupe de su seguimiento.

La atención primaria constituye el primer nivel asistencial de los ciudadanos. Representa el primer punto de referencia de los usuarios ante cualquier problema de salud. Los consultorios son la primera instancia de la sanidad pública, y ahora se encuentran colapsados por la acumulación habitual de trabajo, unido a la saturación provocada por la covid y la reanudación de los tratamientos interrumpidos durante el Estado de Alarma.

Los objetivos específicos

La finalidad de instaurar las interconsultas con especialidades es:

  • Ordenar la atención, de forma que cada paciente se atienda dónde y por quien mejor pueda hacerlo, para problemas de salud de alta prevalencia y que generan una elevada proporción de consultas en atención primaria y especializada.
  • Aumentar la capacidad diagnóstica y la participación de los médicos de familia en el tratamiento y seguimiento de estos problemas de salud.
  • Evitar consultas innecesarias, repetición de pruebas complementarias y circuitos reverberantes.
  • Disminuir los tiempos de espera en asistencia especializada.
Comenta esta noticia
Update CMP