19 de febrero de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El "factor millenial": los 226.000 votantes que pueden dar un susto a Sánchez

Santiago Abascal, rodeado de jóvenes en un acto de Vox.

Santiago Abascal, rodeado de jóvenes en un acto de Vox.

Los sociólogos más avezados coinciden. Entre los nuevos electores que acudirán a las urnas hay un desmarque de sus padres: unos se inclinan hacia Vox, otros hacia Podemos.

Lo reconocen en privado algunos de los miembros del Comité Electoral del PSOE: los mítines de Pedro Sánchez en los principales antiguos caladeros de voto históricos están repletos de jubilados. Andalucía, Extremadura o Castilla-La Mancha son buenos ejemplos de ello.

Tan es así, que la organización tiene ahora por costumbre "colocar" siempre como figurantes a medio centenar de jóvenes tras el atril de los oradores, en la señal cerrada que Ferraz sirve a las televisiones para sus informativos.

Lo dice con sorna un exministro socialista habitualmente: "A nosotros, los votantes se nos empiezan a morir". No va muy desencaminado a juzgar por el ritmo de afiliaciones al partido y las respuestas que esos jóvenes vienen dando en los últimos tiempos a las encuestas del CIS.

El lunes pasado, en el predebate de candidatos, el sociólogo que ahora mejor radiografía al electorado español y cuyas encuestas siempre se ajustan a la realidad, Narciso Michavila, lo reconocía al ser preguntado por los jóvenes que este 10-N pueden votar por primera vez.

Los hijos de los votantes del PP se han acercado sin complejos a Vox, y los del PSOE no van a dar la espalda a Podemos tan fácilmente, tras desertar hace cuatro años del espectro socialista.

Este domingo, serán 226.000 los españoles que debutan en el censo, es decir, que han cumplido 18 años tras las pasadas generales del 28 de abril. Muchos de ellos pertenecen a circunscripciones de la llamada España vaciada, muchas provincias en la que los escaños se van a decidir por unos pocos votos. Ese factor millenial puede inclinar la balanza de los resultados finales

 

 

Sánchez, en un mitin del PSOE en Madrid rodeado de militantes de edad y jubilados.

 

En Ferraz, y en menor medida en la sede popular de la calle Génova 13, hace tiempo que saltaron las alarmas respecto a Vox. Por contra de lo que pudiera parecer, el partido de Santiago Abascal no solo se nutre de simpatizantes de edad avanzada. Sus mítines están repletos de jóvenes.

Es más, el partido verde lleva protagonizando sonados llenos en algunas facultades o en colegios mayores, incluso en ocasiones sorteando los boicots de los propios rectores o responsables de las instalaciones universitarias.

Por eso, en unos comicios sobre los que planea la incertidumbre y la sorpresa, con unos ajustadísimos márgenes entre los bloques de la izquierda y la derecha, los partidos ven cada papeleta como si fuera decisiva. Y, en este escenario, 226.000 jóvenes tiene, por primera vez, mucho que decir.

Comenta esta noticia
Update CMP