28 de noviembre de 2020 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Julián Muñoz pone en órbita Telemadrid con una bomba sobre Paquirri y Pantoja

Julián Muñoz.

Julián Muñoz.

El "Huellas" que presenta Goyo González en la madrileña dio la campanada en un tema tan complicado para llamar la atención como el Caso Cantora, con torrentes de información incesantes.

La herencia de Paquirri sigue dando de qué hablar y después del especial de la semana pasada este viernes se ofrece la segunda parte donde se sentará Teresa Rivera, hermana del torero y madre de José Antonio Canales Rivera. Una noticia con la que los más fans del culebrón se han quedado de piedra ya que se avecina tormenta en Cantora de nuevo, sobre todo cuando Isabel Pantoja vea a su cuñada sentada en un plató de televisión hablando del pasado.

Eso si se recupera de la penúltima bomba que soltó Julián Muñoz este mismo jueves en el Huellas de Telemadrid, centrado en la guerra entre Pantoja y Kiko Rivera por la herencia de su padre.

Mucho se ha hablado de Cantora y sus habitaciones secretas y los objetos de Paquirri que busca su hijo sin suerte y en estas llegó Julián Muñoz, exnovio de la cantante, y entró en directo por teléfono en el programa que presenta Goyo González en el programa de la autonómica madrileña.

Entre otras cosas, al exalcalde de Marbella se le preguntó qué hay en el interior de la casa de la cantante o alberga, como se ha dicho, todos los tesoros de su difunto marido, y él ni corto ni perezoso desveló que durante su relación sentimental con Pantoja tuvo ocasión de ver personalmente la habitación secreta de la discordia que apenas nadie conoce, con los objetos personales de Paquirri: "No recuerdo exactamente cuando yo visité la habitación. Fue una vez que me pusieron una moción de censura. Nos fuimos al campo y creo que fue al principio. La curiosidad siempre te gana y pregunté. Esa casa tiene dos alas. Desde la puerta principal a la derecha visto desde la carretera, y la izquierda tiene otra parte. Si te pones en la entrada de la casa, toda la zona de la derecha es la casa de soltero de Paco, del señor Rivera. En esa casa, cuando yo la conocí,  estaban las dos partes unidas. Nada más entrar por la puerta, a mano derecha, había un salón grande que se comunicaba por una puerta a la zona donde estaba la chimenea y los rifles de Paco, y a la derecha una escalera que subía al dormitorio".

Según su relato, que fue exhaustivo, "allí no había cama, por supuesto. Lo que vi allí, creo recordar, envuelto en algo blanco, estaba el traje de luces que llevaba desafortunadamente el día de su muerte, una muleta, un par de banderillas, un estoque. Estaban en un armario según entras a la derecha. Es lo fue que yo vi allí. Creo que allí se guardó lo que llevaba en ese momento que le ocurrió la desgracia. Creo que no subí solo, la puerta estaba abierta y yo entré".

Eso sí, aquella fue la primera y la última: "Jamás volví a preguntar nada de Francisco Rivera. Y nunca jamás volví a hablar de ningún tema de Francisco Rivera con ella".

En cuanto a la guerra entre madre e hijo, reconoció que nunca hubiera imaginado un comportamiento "tan radical y tan frío" por parte de Kiko: "No me lo esperaba. Fue un niño, mientras yo lo conocí, que no dio un ruido. La relación fue absolutamente normal. Una relación de madre e hijo". A su entender, Isabel Pantoja, "mala madre para mí en concreto no es, pero sí quizás demasiado artista. Se ocupaba de que no le faltara nada, pero ejercía más de diva que de madre". 

Lo que sí hizo fue sumarse a la larga lista de enemigos públicos de Agustín Pantoja, que nunca le gustó: "Cuando una persona habla contigo y no te mira a la cara, malo".

Con todo ello, el Huellas de Telemadrid no solo logró una jugosa exclusiva en un tema tan complicado para llamar la atención con el reguero constante de información que hay como la Guerra Pantoja, sino que sus espectadores se lo agradecieron y mejoró bastante sus datos en los audímetros, subiendo al 4.5% y 80.000 espectadores, su mejor cifra con diferencia.

Comenta esta noticia
Update CMP