23 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Granjea, pollos ecológicos de pasto

Desde Madrigal de la Vera (Cáceres), al abrigo de la Sierra de Gredos, nos llegan unos de los mejores pollos ecológicos de pasto. Están libres de transgénicos, pesticidas y antibióticos.

Es frecuente escuchar eso de que “los pollos de ahora ya no saben como los de antes” y quién no ha oído hablar de las deplorables condiciones en las que son criados muchos de los pollos que terminan en nuestras mesas. Granjea es una empresa dedicada a la cría y comercialización de pollos ecológicos de pasto que respeta por encima de todo el bienestar animal y la agricultura regenerativa.

GRANJEA es una empresa ubicada en Madrigal de la Vera (Cáceres), al abrigo de la Sierra de Gredos, dedicada a la cría de pollos ecológicos de pasto. Bajo la premisa de agricultura regenerativa de certificación ecológica, los pollos de GRANJEA se crían 100% en pradera, a la luz del sol y con acceso diario a pasto fresco, libres de transgénicos, pesticidas y antibióticos.

Cada vez más gente encuentra inaceptable que los animales vivan hacinados, en condiciones insalubres (lo que obliga a medicarles), con un alto estrés, y en total confinamiento. En la mayoría de los casos no tienen ni acceso al aire libre ni a la luz de sol. Incluso es práctica habitual someterles a un exceso de horas de luz artificial para aumentar su productividad.

Granjea campo

En Granjea el bienestar animal es uno de los pilares impulsores del proyecto, por ello apuestan por un nuevo modelo de agricultura y ganadería en el que el respeto por la naturaleza del propio animal y de los procesos naturales ecosistémicos (las relaciones entre las diferentes especies y el entorno que las rodea) son la base. La mejor forma de garantizar el bienestar de sus animales consiste en darles la oportunidad de vivir en un entorno lo más parecido a su ambiente natural y de desarrollar sus conductas y comportamientos naturales. Además, por supuesto, de proporcionarles una alimentación adecuada, sana y equilibrada.

Se trata con ello de criar pollos sanos a través de pastos frescos diarios, ventilación natural, luz solar, refugio, un ambiente natural y falta de estrés. El movimiento diario de los refugios móviles es clave para romper los ciclos de posibles parásitos y patógenos. Se consigue de esta forma mantener el sistema inmunitario de sus pollos en condiciones óptimas y garantizar su bienestar.

El aspecto clave que diferencia nutricionalmente a los pollos de pasto es el acceso DIARIO a pastos frescos. Hasta un 15-20% de la alimentación de los pollos en la pradera consiste en pasto e invertebrados. Este complemento a su dieta de granos ecológicos marca la diferencia a nivel de su salud. Para empezar, la clorofila es el detoxificador natural más importante. Actuando como alcalinizante y antioxidante, la clorofila potencia el sistema inmunológico de los pollos.

Granjea Pollo

El consumo de pasto e invertebrados mejora, además, la calidad nutricional y organoléptica en los pollos de pasto. De hecho, estudios realizados con pollos de pasto demostraron que estos tienen un mayor contenido en ácidos grasos esenciales omega 3, vitamina E y menos colesterol total que la carne de pollos convencionales o incluso ecológicos criados sin acceso diario a pasto fresco.

Comenta esta noticia