19 de agosto de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Casado se la devuelve a Rivera con la primera medida que retratará a Sánchez

Pablo Casado, este jueves en un acto del PP de Madrid.

Pablo Casado, este jueves en un acto del PP de Madrid.

Populares y Ciudadanos siguen mirándose de reojo en la recta final de la campaña del 26-M. Los populares registran su primera iniciativa parlamentaria sobre los indultos.

Comienza la batalla parlamentaria de la decimotercera legislatura con la estrecha vigilancia entre PP y Ciudadanos por liderar la oposición a Pedro Sánchez.

Los de Pablo Casado han registrado este jueves en el Congreso de los Diputados una proposición de ley con la que pretende modificar la Ley de Indultos, que data de 1870, para prohibir que el nuevo gobierno pueda aplicar esta medida de gracia a los condenados por rebelión y sedición, que a su juicio son "delitos gravísimos contra la unidad de España".

Se trata de una de las primeras iniciativas presentadas por los populares en esta legislatura, aunque todavía no va firmada por el Grupo Popular sino por una quincena de diputados. Por esta vía ya registraron una reforma del Reglamento para limitar las fórmulas de acatamiento de la Constitución.

 Con esta nueva iniciativa, los de Pablo Casado pretenden que los líderes del procés que acaben siendo condenados por el Tribunal Supremo por la organización del referéndum ilegal del 1 de octubre de 2017 puedan llegar a ser perdonados.

Arguyen que es "imprescindible" responder con "celeridad" a la posibilidad de que el Gobierno de Pedro Sánchez indulte, entre otros, al líder de Esquerra Republicana  y diputado por Barcelona, Oriol Junqueras.

Según ha recalcado el secretario general del PP, Teodoro García Egea, esta iniciativa es necesaria después del "dantesco y bochornoso espectáculo" que se vivió el pasado martes durante la sesión constitutiva del nuevo Congreso, donde un "preso golpista" como Junqueras pidió a Sánchez hablar y éste le contestó con un "no te preocupes". A su juicio, el jefe del Ejecutivo en funciones debería haber respondido a Junqueras con un "ya hablaremos cuando haya sentencia y la cumplas".

La pasada legislatura, el PP ya planteó la prohibición de indultar a condenados por rebelión mediante una enmienda a una proposición de ley del PSOE para reformar la Ley de Indultos, pero tras la moción de censura la tramitación de esa iniciativa fue ralentizada por los socialistas y acabó decayendo con la disolución de las Cortes.

En su texto, el principal partido de la oposición subraya que la figura del indulto debe ser un recurso "excepcional" que no se debe utilizar como "moneda de cambio" con fines políticos "partidistas".

De ser así, se "subvertiría la propia naturaleza de la gracia del indulto", se atacarían los pilares básicos de la democracia, como son la separación de poderes y la igualdad ante la ley, y se rompería las reglas de convivencia de la sociedad española".

Comenta esta noticia
Update CMP